15 jul 2021

La Covid19 desglosa la reputación fiscal de los mercados emergentes

Oxford Economics dictamina los enclaves emergentes mejor posicionados para abordar el despegue de la actividad por estabilidad presupuestaria.

Gabriel Sterne, estratega jefe de Global Emerging Markets (EM) de Oxford Economics, desglosa el ranking que su centro de investigación acaba de elaborar sobre el estado reputacional de 28 mercados emergentes y 36 economías en la frontera de alcanzar este estatus, pero que todavía navegan dentro de las procelosas aguas de las naciones en desarrollo. Un asunto nada baladí, si se tiene en cuenta -dice Sterne- que “ahora más que nunca, es preciso ajustar la mira telescópica y afinar en las estrategias de inversión” para abordar el escenario post-Covid. Y la credibilidad de las cuentas públicas de estos enclaves en los últimos diez años -así como las perspectivas de consolidación de sus déficits fiscales futuros- resulta determinante. Porque este indicador -dice Sterne- no solo establece el grado de solvencia presupuestaria, sino la estabilidad financiera de estos enclaves, ávidos de flujos de capitales foráneos que impulsen su dinamismo y la creación de empleo. Pero, además, y por encima de cualquier otro componente analítico, porque revelan una clara relación directa con el nivel de fortalecimiento institucional de cada país. “Las naciones con buena nota en reputación fiscal -aseguran instituciones como el FMI, el Banco Mundial o el think-tank Transparencia Internacional- suelen ostentar mejores climas para hacer negocios y menores ratios de corrupción y riesgos geopolíticos”. Eso sí, en caso de que adquieran ratios de claridad y transparencia, que también guardan un vínculo ineludible con la calidad democrática.

Oxford Economic se jacta de haber creado el primer barómetro sobre reputación fiscal en estos mercados. Esencial para determinar el horizonte inversor. Algunos de ellos, además, han puesto en marcha planes de estímulo plurianuales, que tendrán una gestión más adecuada y factible en el camino hacia sus equilibrios presupuestarios. También sobre sus pagos de deuda y las primas de riesgo soberanas. En los prolegómenos del despegue, países como Rusia, Serbia, Croacia o Polonia marcan los mejores registros. Los más próximos a cero, en una escala hasta diez. Por el contrario, Egipto, Uruguay, Sudáfrica y Turquía ostentan las peores calificaciones. Entre los que la consultora denomina como Frontier Markets (FM), Bielorrusia, Azerbaiyán e Irak obtienen las mejores ratios reputacionales, frente a Baréin, Ghana o Kenia, los menos disciplinados. Sterne advierte, sin embargo, que del resultado de su diagnóstico sobre las cuentas públicas de estas naciones no se establece una nítida correlación entre la teoría esbozada, con matices, por los organismos multilaterales. Y menciona, en este aspecto, a Rusia, Serbia o México, con spreads de sus bonos por encima de la nota cosechada en el ámbito fiscal, mientras naciones como Baréin, Malasia o Uruguay, con calificaciones ínfimas, no presentan especiales inestabilidades institucionales o políticas. Dentro de los mercados frontera, el estudio de Oxford Economics cita a Bielorrusia, Tayikistán o Angola entre los primeros, frente a otras nacionales con mejores cotas de calidad gubernamental como Kenia, Jordania o Senegal. 

En cualquier caso -explica el servicio de análisis de Oxford Economics- el rigor presupuestario en el que están insertos los mercados emergentes al inicio del ciclo de negocios post-Covid y, sobre todo, los efectos sobre el déficit de los planes de estímulo a corto y medio plazo determinarán, por ejemplo, el grado de captación de inversiones ESG en sus plazas bursátiles.

Sterne y su equipo insisten en ver la botella medio llena. “La buena noticia para los inversores en EM es que han mejorado su posición presupuestaria en la última década y se han adherido a la disciplina fiscal”. Con correcciones “de entre el 2,9% y el 2,3% de sus desfases en las cuentas estatales”. Aunque los próximos dos ejercicios certificarán aumentos de sus déficits por efecto de las medidas de ayuda a hogares y empresas por la Gran Pandemia y los gastos de contención de la crisis sanitaria. Sin especiales repercusiones de futuro en sus primas de riesgo, con carácter general. Y salvo imprevistos geopolíticos o conflictos económico-financieros. Conclusión que se extrae de otro análisis paralelo, sobre deuda y bonos soberanos, que incluye 40 parámetros de índole financiera y ajena a su ranking de reputación fiscal. Con el que tampoco establece lazos directos. Aunque advierten que, en cambio, está en la longitud de onda de los inversores, a la hora de convenir estrategias de capital que tendrán inexorablemente en cuenta tanto la salud presupuestaria como las expectativas de spreads de sus bonos soberanos. En especial, si buscan, como se ha instaurado en el ejercicio del coronavirus -2020- en los mercados, los criterios ESG. Ambos componentes estarán en la hoja de ruta de las gestoras de fondos y de los patrimonios que dirigen sus instrumentos inversores hacia los mercados emergentes. 

La radiografía de la firma con sede en Oxford viene a arrojar cierta luz en un momento dramático -según admite el Banco Internacional de Pagos (BIS)- para la recepción de flujos de capital desde el exterior en estas latitudes. La Covid-19 ha generado un proceso de reversión impredecible por su celeridad y magnitud, impulsado por vientos extremos que han acentuado potenciales riesgos de inestabilidad financiera, dice un reciente informe de la institución reguladora del entramado bancario internacional y que alberga al G-10, el foro de los grandes bancos centrales. Pero que, en el transcurso de la epidemia, se ha corregido con igual rapidez. En el largo año de pandemia, el retroceso de la inversión extranjera directa a mercados emergentes fue del 12%, porcentaje alejado del 30% que dejaron de atraer durante el primer ejercicio tras el credit crunch de 2008. De hecho, el BIS admite que han tenido un comportamiento bastante similar al de las potencias industrializadas. Después del largo decenio intermedio entre ambas recesiones, en los que se ha asentado la inversión a través de fondos y gestoras de activos e instrumentos financieros como hedge funds. Con denominaciones en dólares, que sigue siendo, en este aspecto, la divisa más dominante para adquirir préstamos en los mercados internacionales. “Las carteras de capital se han reactivado especialmente en China, los tigres asiáticos -del sudeste continental- y los socios del Este de la UE”. En mayor dimensión que en otras latitudes. En los que la reanimación de las inversiones foráneas se inició, aunque a ritmo moderado, ya en abril de 2020.

El BIS, sin embargo, concluye su disección con un claro aviso a navegantes. “Incluso los mercados emergentes con buenos fundamentos económicos y trayectorias hacia la disciplina fiscal estarán en la obligación de acometer nuevas políticas gubernamentales para retornar a la prudencia y la estabilidad de sus mecanismos financieros y presupuestarios, de intervenir ocasionalmente en los tipos de cambio de sus monedas y de proveer instrumentos de provisión de liquidez para ayudar a mitigar los riesgos sobre los flujos de capital”.   

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

36830 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

30924 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

28447 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

24267 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

12096 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.