09 dic 2020

Europa y EEUU reconstruyen alianzas geopolíticas

El retorno del multilateralismo de EEUU no será un camino de rosas. Europa buscará con Joe Biden reconstruir la alianza transatlántica.

Europa apela al talente diplomático, pero sin llegar a ocultar, ni siquiera disimular, su preferencia porque el presidente electo, Joe Biden, se vaya a instalar durante los próximos cuatro años en la Casa Blanca y poder reconstruir alianzas geopolíticas. La tensión en las relaciones transatlánticas bajo el principio del ‘America, first’ de la Administración Trump fue quebrantando la férrea alianza geopolítica entre los dos bloques económicos más importantes del planeta. Una asociación de intereses forjados -se creía- a fuego en el escenario global desde el final de la Segunda Guerra Mundial y las largas décadas de Guerra Fría. Sin embargo, la incertidumbre que ha arreciado durante el periplo presidencial de Donald Trump no se esfumará de inmediato. De hecho, desde Bruselas se rezuma prudencia. Porque no resultará nada fácil restablecer los puentes dañados por guerras comerciales agresivas, que han tocado el espíritu del libre mercado y los flujos de mercancías, bienes, servicios y capitales entre ambas orillas del Atlántico, los ataques continuados a las instituciones multilaterales -principio rector de la diplomacia europea- por parte de Washington, ni los erráticos comportamientos del líder republicano en asuntos geopolíticos de primer orden como el Brexit, la relación con China y Rusia o el giro de alianzas en Oriente Próximo con el punto de mira estadounidense hacia Irán, las salidas de EEUU de los acuerdos climáticos y de los principales tratados de no proliferación nuclear sin contar con la visión europea. La correlación de fuerzas del Senado determinará el margen de maniobra de Biden en política exterior.

La legislatura recién terminada de Trump ha devuelto poder de autonomía a Europa, que se ha convencido de la necesidad de impulsar una estrategia propia en materia de seguridad -tras los desencuentros con Washington en la OTAN- en el terreno comercial -donde EEUU ha intentado influir en los paneles de arbitraje, la operativa interna y el control ejecutivo de la OMC, máxima autoridad comercial de la globalización de mercados- y en otros ámbitos como el sanitario, con la salida americana, abrupta, de la OMS en plena pandemia de Covid-19. En medio de afrentas hacia Europa, a la que Trump ha hecho llegar opiniones hostiles, y redirigiendo la acción exterior a la contención de la expansión geoestratégica de China en el mundo o pivotando su diplomacia hacia Asia. La Administración Biden ofrecerá una recomposición de los lazos a Europa, pero sus efectos generan todavía incertidumbres de calado. Jacob Kirkegaard, del German Marshall Fund, cree que, “visto retrospectivamente”, este cambio de Gobierno en EEUU crea una “atmósfera mucho más favorable”.

La Administración Biden será conciliadora con Europa, dará a la UE más tiempo para configurar su tejido geoestratégico, pero no incitará a sus dirigentes a cambiar de trayecto. En línea con la interpretación del Elíseo. El presidente galo, Emmanuel Macron, ha recalcado que tanto EEUU como Reino Unido han dejado sobradas evidencias de haberse desmarcado del orden liberal instaurado en Occidente tras la Segunda Guerra Mundial. París, incluso mucho más que Berlín, apoya un bloque más geoestratégico. Capaz de tener alternativas al paraguas protector de la OTAN una vez que la salida británica de la Unión le haya dejado sin la capacidad de disuasión de una de sus potencias nucleares. O las reticencias de los socios del Este a que el club europeo eleve su gasto militar sin la tutela de la Alianza Atlántica, porque perciben que les restará protección frente a Rusia. También frente a China, que acaba de ser declarada por los servicios diplomáticos europeos como rival geoestratégico de primer orden y que implicará cambios obligados en materia regulatoria -y supervisora- de flujos de inversión, sanciones por posición comercial dominante, revisión de subsidios sectoriales o restricciones aduaneras. Como ocurrirá en su relación con EEUU. Especialmente, a sus bigtech, investigadas por la Justicia y las reglas de Competencia europeas.

Europa y EEUU reconstruyen alianzas geopolíticas

Porque Bruselas acaba de acusar formalmente a Amazon de vulnerar las leyes antimonopolio, mantiene la batalla judicial contra los gigantes tecnológicos americanos y avanza decididamente hacia una tributación homogénea sobre sus beneficios dentro de la jurisdicción europea. Trump no acostumbraba a pronunciar su nombre, pero todos sabían de quién se trataba cuando decía the tax lady: la comisaria de Competencia, la danesa, Margrethe Vestager, erigida en gendarme del cumplimiento de las reglas sobre libertad empresarial en la UE. Junto a su colega, Thierry Breton, responsable de Mercado Interior. Google, Alphabet, Facebook, Apple o Microsfot están en la terna. De hecho, Francia está acelerando su legislación nacional para imponer la Tasa Google y poner coto a la docilidad tributaria de la era digital, pero sabe de antemano que EEUU seguirá presionando en los próximos años para que impedir estos gravámenes.

Bajo la Administración Obama, EEUU acusó de proteccionismo a Europa por iniciar lo que, en su opinión, era una cruzada contra las bigtech americanas y la vanguardia digital e innovadora de Silicon Valley. Y Biden fue su vicepresidente, rememora Erik Brattberg, del think-tank Carnegie Endowment. Aun así, Europa podría ofrecer a la Administración demócrata ayuda para resolver el puzzle de las guerras comerciales desatadas por Trump. Sobre todo, hacia China. De igual forma que el giro de la Administración Biden en favor del combate contra el cambio climático atraería a la Gran Factoría global a parámetros de neutralidad energética más acelerados desde Pekín. Aunque todo dependerá del interés de la futura Administración americana y de que se despejen las incógnitas sobre el apoyo que, en materia diplomática, política y económica, obtenga del poder legislativo.

El amanecer [de la era Biden] es incierto”, afirmaba el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. Aunque el alto representante de política exterior europea, Josep Borrell, señalara su deseo de que la UE “pueda construir [con el nuevo inquilino de la Casa Blanca] una relación transatlántica fuerte, basada en nuestros valores comunes y nuestra historia”. Los expertos coinciden en que otro mandato de Trump hubiera dado al traste con buena parte del armazón multilateral, con instituciones como la OMC. Un retorno al nacionalismo. Pero la presencia de Biden no invita a pensar que Europa deba alejarse de buscar su propia supervivencia como bloque económico y político.

George Friedman, fundador y presidente de Geopolitical Futures, pone el énfasis en que EEUU es un país dividido por la mitad. En lo social, en lo político y en el Congreso, lo que otorga a Biden “un margen de maniobra demasiado reducido”. Este reconocido experto en geoestrategia alerta de que el presidente electo “debe sentar las bases de su mandato con celeridad”, tal y como lo hiciera Obama en asuntos dominantes de la agenda como la guerra de Irak, el terrorismo o el llamado Estado Islámico. En el caso de Biden, marcando el terreno en la batalla contra el Covid-19 y las recetas para una rápida salida de la recesión. Con signos de cambio. Como el cambio de lema que ha recalcado estos días. Del ‘Make America Great Again’ al ‘America is Back’. Con apelaciones a la “sangre, sudor, trabajo y lágrimas”, porque debe galvanizar -afirma- un discurso de sacrificio en los dos focos de mayor prioridad para EEUU. Y sentar las bases de su promesa de unificar el país. O perfilar la estrategia exterior de Trump, que ha generado un nuevo sistema geopolítico en Oriente Próximo.

Si desea más información continúa leyendo nuestro blog

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

11368 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

10434 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

5793 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

4244 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

4089 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitterr

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.