28 ene 2021

La internacionalización de las pymes, de nuevo la mejor vacuna frente a la crisis

Durante la última década las exportaciones han crecido de manera constante. Tanto es así que en 2019 se alcanzó un récord histórico al superar las ventas de bienes y servicios en el exterior los 400.000 millones, el 35% del PIB nacional. Por si fuera poco, las inversiones de las compañías españolas allende los Pirineos alcanzan los 500.000 millones, lo que convierte a nuestro país en una de las economías más internacionalizadas del mundo

Por desgracia, la irrupción de la pandemia del coronavirus ha frenado en seco el imparable ascenso que las exportaciones mostraban. Así, hasta octubre de 2020 nuestro comercio internacional ha caído hasta niveles no vistos en cinco años. ¿Cuándo se recuperarán las cifras de, por ejemplo, 2019? Dar una respuesta a esta cuestión no es tarea fácil, ya que el relanzamiento de la actividad internacional de los negocios no llegará hasta que la ratio de incertidumbre que genera la Covid haya disminuido y no existan medidas que restrinjan el día a día de las empresas en aras de frenar los contagios. En otras palabras, hasta que no se empiece a hablar de la pandemia como algo que ocurrió y no como algo que está aún ocurriendo, no habrá una importante mejora de las exportaciones.

No obstante, lo más importante para los nuevos negocios, las pymes y los autónomos no es saber cuándo será el mejor momento para lanzarse a la exportación, sino que la internacionalización es la mejor palanca de crecimiento que, de nuevo, existe. Y decimos “de nuevo” porque en el pasado más reciente, el comercio internacional ya demostró sobradamente que sus virtudes para las empresas iban mucho más allá de ser una estrategia contracíclica que permitía a las sociedades mercantiles defenderse de bruscas caídas de consumo en el mercado doméstico. El mejor ejemplo de esta afirmación se encuentra precisamente en el inicio de la década gloriosa de la internacionalización de las empresas españolas: el año 2008.

Entonces y para contrarrestar el efecto negativo de la crisis financiera muchas empresas vieron en la exportación una palanca coyuntural a la que, en esos momentos, convenía agarrarse. Pero a lo largo de los años, esas mismas empresas que se vieron obligadas a salir de nuestras fronteras para sobrevivir han comprobado cómo la internacionalización ha fortalecido su competitividad, las ha hecho más resilientes y les ha permitido generar empleo de calidad. En otras palabras, la crisis de 2008 sirvió para demostrar que una solución coyuntural como aumentar las ventas vía exportación se había transformado en un motor del crecimiento empresarial y económico.

Este convencimiento de los emprendedores y empresarios al respecto de la importancia que en nuestro PIB tiene ya la internacionalización se puede observar en los resultados de un estudio realizado a finales de 2020 por la consultora KPMG, en el que se tres de cada cuatro firmas encuestadas (de un total de 500) dejaron claro que siguen buscando vías de negocio en los mercados exteriores.

Este elevado porcentaje evidencia que, lejos de lo que pueda pensarse, la Covid puede ser un buen momento para que aquellos que aún están concentrados en el mercado doméstico arranquen la aventura internacional con objeto de recuperar o impulsar la senda del crecimiento.

Con todo, conviene recordar que la internacionalización no es una tarea sencilla. No basta con querer, también hay que poder y saber cómo hacerlo. Ni que decir tiene que a la hora de dar el salto las pymes lo tienen más complicado por la estrechez de márgenes que estos negocios acostumbran a manejar y, también, por su menor tamaño.

Por todo ello, es aconsejable que los nuevos negocios realicen una análisis DAFO antes de iniciar la internacionalización. De esa forma, los directivos descubrirán si la empresa está preparada para hacer frente a los retos que exige la exportación. Y es que quizá exista el dinero suficiente, pero nada se logrará si, por ejemplo, se carece de capacidad productiva para hacer frente a la nueva demanda, o si, aunque se puedan fabricar todos los bienes o servicios, se carece de capacidad y estrategia logística para hacerlos llegar a los nuevos clientes.

Tampoco es buena idea internacionalizarse sin contar con un equipo especializado centrado en esta actividad y que sea capaz de enfrentarse a los retos que cada mercado exterior puede presentar. Obviamente, el departamento de expertos en mercados exteriores será también fundamental a la hora de decidir qué países presentan más opciones de negocio para los productos o servicios que elabora la compañía.

Existen multitud de pasos, estrategias y trampas en el ámbito de la internacionalización. Pero las pymes harán lo correcto recordando que existen acciones de estrategia empresarial que son perfectamente válidas tanto si se vende en España como si el negocio se realiza en Japón o Australia. Así, analizar a la competencia, para aprender a diferenciar nuestros productos o servicios de los rivales es útil aquí y allá. Lo mismo ocurre con la apuesta por la innovación y la digitalización, ya que obviar ambas cuestiones en plena sociedad del siglo XXI carece de lógica. Y qué decir de la elaboración de una buena gestión comercial y de marketing que incluya el área de comunicación. También es un imprescindible en todos los países.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

11365 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

10433 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

5792 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

4244 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

4089 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitterr

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.