11 mar 2021

Los retos a los que anticiparse en la era postpandemia

Hablar de postpandemia cuando aún mueren personas y cierran empresas quizá suene utópico. Pero la realidad es que todas las crisis siempre tienen fecha de caducidad. Además, no ha habido nadie en el mundo que haya dicho que la pandemia no sea temporal. Tanto es así que sectores tan castigados como la hostelería atisban un halo de luz esperanzadora en el verano, una fecha clave de cara a conseguir la anhelada inmunidad de grupo frente a la Covid.

Por tanto, y tras un 2020 marcado por el brutal impacto de la pandemia, este año del que ya se han consumido dos meses debe ser el que albergue un escenario más positivo para los negocios, especialmente para las pymes y los autónomos, que han sido dos de los ámbitos más afectados por la crisis.

Aunque lo pueda parecer, el optimismo que se respira respecto a un futuro cercano no es exagerado. Y la mejor muestra se encuentra en las cifras de inversión del ecosistema emprendedor en 2020. Sorprenderá que el Observatorio de la Fundación Innovación Bankinter desvelase que el pasado año se alcanzó la segunda mayor cifra de inversión, con 1.101.786 millones, solo inferior a la lograda en 2018, que alcanzó 1.227.090 millones.

Este esfuerzo inversor deja claro que muchas empresas (especialmente los nuevos negocios y el entorno de las startups) se están preparando para enfrentarse a los retos que el mercado presentará una vez que la Covid sea un lamentable recuerdo. Por esta razón, desde este post también tratamos de anticiparnos a esas tendencias que marcarán el futuro de los negocios postpandemia.

De lleno en la era digital
Solo unos pocos estaban acostumbrados a las reuniones online, al trabajo en el domicilio. Pero la pandemia ha llegado para dejar claro que se hemos entrado de lleno en la era digital. ¿Qué implica este hecho para las empresas? Muchas cosas, aunque la más obvia es adquirir la conciencia de que es inviable sacar un negocio adelante si se va a contracorriente del consumidor. En otras palabras: los negocios están obligados a romper las barreras y entrar también en la era digital.

No obstante, la necesaria modernización actual no debe traer consigo el fin de lo tradicional. Muy al contrario, una adecuada simbiosis entre el mundo analógico y el digital (léase por ejemplo tiendas físicas y online y trabajo en oficina y en remoto) se antoja como el mejor camino al que los negocios de éxito deben adherirse.

El mundo rural empieza a contar
Llevamos años hablando de la España vacía y del despoblamiento de las zonas rurales hacia las urbanas. Pues bien, las medidas de restricción a la movilidad que se han impuesto para frenar los contagios y el auge del teletrabajo está llevando a la sociedad a descubrir las excelencias del campo y, también, su menor precio.

Tanto es así que en estos momentos resulta complicado no conocer a nadie que no haya realizado el camino contrario y se haya mudado del centro de las ciudades a la periferia o a los pueblos en busca de casas más grandes y cómodas a menor precio.

Esta tendencia también debe ser tenida en cuenta por el tejido empresarial. Especialmente por los nuevos empresarios, que ya no deben obviar las oportunidades que el emprendimiento rural puede ofrecer, especialmente en aquellos territorios donde la llamada brecha digital no existe.

Nuevos sectores en auge
Las convulsiones de la economía y de la sociedad siempre traen consigo un reordenamiento en las prioridades del consumo. Y la crisis actual no es una excepción. Así lo indica el Mapa del Emprendimiento presentado en el South Summit, al destacar que uno de los sectores que más ha crecido en el último año es la Salud, algo totalmente lógico al estar la recesión actual motivada por una crisis sanitaria. Durante el evento también se evidenció que los emprendedores y los inversores están ahora más enfocados en ámbitos como la ciberseguridad, la Inteligencia Artificial, las infraestructuras y las telecomunicaciones.

Salta a la vista que los negocios que se inicien o se reciclen en alguno de estos ámbitos económicos tendrán más opciones de éxito, ya que coincide con lo que el cliente, es decir, la demanda, requiere en estos momentos.

Lo que no ha cambiado
En estos meses se está hablando mucho de que ahora es cuando hay que poner al consumidor en el centro de todas las estrategias de la empresa. Pero esto es algo que viene siendo obligatorio desde hace años. En concreto, desde la disrupción en los hábitos de consumo que supuso el auge de las redes sociales. Gracias a estas páginas, el cliente está más informado, lo que lleva obligando a las empresas a obrar en consecuencia desde hace 10 años, como poco. La pandemia no ha cambiado esa tendencia. Más bien la ha exacerbado. Por ello, la empresa que quiera seguir trabajando al margen de la demanda está condenada al fracaso. Lo estaba antes y también ahora.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

12273 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

11130 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

6330 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

4624 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

4266 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitterr

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.