18 ago 2021

La transformación integral de la educación en la era post Covid

La introducción acelerada de las herramientas digitales durante la pandemia para poder seguir prestando servicios educativos, ha provocado la irrupción de algunos cambios positivos para esta industria, que está en condiciones de ofrecer cada vez más oferta de aprendizaje personalizada con unos niveles de calidad aún más elevados que los que venía prestando a lo largo de los últimos años.

La crisis sanitaria y económica sin precedentes que tuvo lugar como consecuencia de la pandemia por coronavirus impulsó en Europa un paquete de fondos, cuyo montante principal se concretó en el Next Generation EU, un vehículo dotado con 750.000 millones de euros que tiene como objetivo impulsar la recuperación de los diferentes Estados miembro mientras se acometen transformaciones clave en las industrias. En España, la estrategia nuclear para la gestión de los aproximadamente 140.000 millones que se recibirán entre transferencias directas y préstamos se recoge en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que se estructura en 4 ejes principales, 10 políticas palanca y 30 proyectos tractores.

Sólo los ámbitos de la digitalización y la sostenibilidad abarcarán el 70% de todo el volumen de activos que se gestione por parte del Gobierno español. Una de las principales directrices para la concreción de proyectos será la del fomento de la educación y del conocimiento. Se espera que a lo largo de los próximos meses, tanto desde los distintos Ministerios como por parte de las comunidades autónomas se abran convocatorias que tengan alguno de estos dos ámbitos como ejes clave.

Hacia un modelo híbrido

La pandemia ha servido para acelerar decisivamente la utilización de herramientas digitales en el sector educativo, con independencia del nivel de formación. A pesar de que todavía queda mucho camino para recorrer, la experiencia ha constatado que los modelos híbridos entre asistencia presencial y relación telemática pueden aportar un sinfín de beneficios para los estudiantes, pudiendo, por ejemplo, adaptar el uso de herramientas y soluciones digitales a cada nivel de aprendizaje, o personalizando la actividad formativa, aunque manteniendo las sinergias positivas de la asistencia presencial. Muchas compañías tecnológicas tienen ante sí el reto de continuar ofreciendo aplicaciones que mejoren la experiencia del usuario, permitiendo que pueda fortalecerse una relación entre alumno y profesor basada en la omnicanalidad y en la generación de vínculos más estrechos que favorezcan el intercambio de conocimiento.

Una tendencia que parece haber ganado auge es la de que siempre debe coexistir junto a la enseñanza telemática el contacto humano físico, por pequeño que sea, sobre todo en relación a los menores. Y es que se está privilegiando cada vez más el aspecto social de la enseñanza, en el sentido de educar personas para la vida, además de aportar conocimientos relevantes para sus habilidades y competencias profesionales. Precisamente, en ese necesario equilibrio entre ambos factores parece residir uno de los principales desafíos del ámbito educativo para los próximos años.

Por otro lado, otro elemento en el que las pymes pueden tener mucho que decir es el de la formación en habilidades tecnológicas por parte de los profesores. Curiosamente, se está dando el caso de que los alumnos disponen de más conocimiento sobre las herramientas digitales que sus mentores, lo que puede provocar que estos no sean capaces de aprovechar todos los beneficios derivados de su utilización. Por ello, es crítico que se implementen programas de adiestramiento de estos colectivos en los que participen tanto la Administración como el ámbito privado. Una posibilidad en la que parece que los fondos europeos pueden tener mucho que decir.

Al igual que ocurre en el caso del acceso a la tecnología, tanto en lo referente a los dispositivos como a las redes de conexión, la desigualdad económica parece suponer una importante barrera de entrada para que algunos segmentos puedan disfrutar de una enseñanza virtual con plenas garantías, lo que, de nuevo, parece estar en condiciones de solventarse a través de programas comunitarios de subvención y ayuda en la compra de material como smartphones, tablets, ordenadores o productos de software. En cuanto a la red de telecomunicaciones, si bien España puede presumir de gozar de unas infraestructuras tecnológicas destacadas en Europa, sobre todo en 5G, es verdad que la orografía de la Península Ibérica hace necesario que se dediquen inversiones a mejorar las capacidades de conexión de determinadas ubicaciones.

La educación, en permanente incertidumbre

La última gran moraleja que ha traído consigo la pandemia para el sector educativo es que tendrá que estar en una actualización constante para responder al nivel de innovación continua que se está produciendo en la práctica totalidad de industrias y sectores económicos. La realidad laboral es que cada vez surgen nuevas demandas de profesionales con un fuerte componente tecnológico que obliga a que el tejido productivo esté muy bien conectado con las aulas para formar a especialistas que puedan ser absorbidos por un mercado en permanente cambio.

Esta nueva realidad sitúa a los profesores, a su vez, como alumnos crónicos en necesidad perpetua de actualizar sus competencias, siendo capaces de erigirse en bisagras entre la formación en competencias profesionales y habilidades sociales con la identificación de tendencias en un mercado que se ha acostumbrado a vivir bajo el paraguas permanente de la incertidumbre.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

39883 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

33058 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

30643 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

26821 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

12752 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.