Póliza de crédito: qué es, cómo funciona y cómo contratarla

¿Qué es una póliza de crédito?

La póliza de crédito es un contrato por el que una entidad financiera, usualmente un banco, se obliga a tener a disposición de una persona física o empresa una determinada suma de dinero dentro del límite pactado y por un tiempo fijo o indeterminado

La póliza se formaliza a través de un contrato en el que constan las condiciones, intereses y plazos de pago.

Cómo funciona y para qué sirve

La entidad bancaria concede un importe a la persona física o jurídica y lo deposita en una cuenta especial de crédito parecida a una cuenta corriente. El contratante pagará solo los intereses por las cantidades efectivamente dispuestas y no por la totalidad del crédito concedido.

La póliza de crédito está dirigida principalmente a pymes y autónomos y supone una manera de ir ajustando las necesidades de la empresa a las necesidades de financiación sin arriesgarse a quedarse corta ni sobrepasarlas. La empresa puede disponer en cada momento de la cantidad que necesite, siempre dentro del límite pactado

Cómo contratar una póliza de crédito

La póliza de crédito puede contratarse a través de una entidad bancaria tras ser estudiada la solicitud de estudio de viabilidad y puede articularse de diferentes formas ya sea a través de una línea de crédito, crédito sin aval, cuenta de crédito…

Ventajas de adquirir una póliza de crédito

A diferencia del préstamo, en el que se recibe una cantidad fija con unos intereses pactados sobre un total que puede ser superior o inferior a las necesidades reales del empresario, la póliza de crédito permite disponer de cantidades de manera variable y pagar sólo lo estrictamente necesario para gastos operativos o de cualquier otro tipo asociados al importe del que se dispone de . De esta forma se pueden cubrir necesidades puntuales a un coste más bajo y no tener problemas de sobreendeudamiento.

Costes e intereses de la póliza de crédito

Los principales costes que conlleva la póliza de crédito son en forma de comisiones (de apertura, de revisión anual, de disponibilidad y por saldo excedido), al igual que existen otros gastos relacionados con la contratación y, el importe de los mismos depende de la entidad bancaria con la que se contrate.

Los intereses de una póliza de crédito normalmente oscilan entre el 0,25% y el 2% sobre el total del importe, en cualquier caso dependen de la entidad financiera, las condiciones crediticias y los límites de la póliza.

Subir