Mensaje de error

Hace varios años, los países miembros de la OCDE decidieron introducir consideraciones medioambientales en el proceso de toma de decisiones sobre financiación de exportaciones con apoyo oficial. Después de varios años de negociaciones, el 18 diciembre de 2003 el Consejo de Ministros de la OCDE aprobó por unanimidad una primera versión de la Recomendación sobre Enfoques Comunes sobre el Medio Ambiente y el Crédito a la Exportación con Apoyo Oficial , que, en la práctica, las ECAs de 28 países miembros de dicha organización venían aplicando desde hacía ya algún tiempo.

El 12 de junio de 2007 se adoptó una nueva versión revisada de la Recomendación basada en la experiencia adquirida por las agencias de crédito a la exportación (ECAs) a lo largo de tres años de aplicación de la anterior Recomendación. La nueva versión, que remplaza la de 2003, refleja un mayor grado de compromiso con la protección del medio ambiente y de correspondencia con las políticas medioambientales de otras instituciones financieras.

A lo largo de los distintos procesos de negociación, los intereses de España han estado defendidos por la Dirección General de Comercio e Inversiones (Secretaría de Estado de Comercio), con el apoyo de CESCE.

Los aspectos más relevantes del nuevo acuerdo son:

  • La RECOMENDACIÓN supone un compromiso moral para los Estados que la suscriben. El objetivo es fomentar la coherencia entre las políticas medioambientales de los países miembros y contribuir, así, al desarrollo sostenible desarrollar procedimientos comunes de revisión de los proyectos, para evitar distorsiones comerciales y promocionar la utilización de buenas prácticas y procesos desde un punto de vista medioambiental.
  • Se aplica a proyectos financiados con un plazo de amortización de dos años o más.
  • Los Estados se comprometen a instruir a sus ECAs para que filtren todas las solicitudes consideradas dentro del ámbito de la Recomendación con el objetivo de identificar a los proyectos con posible impacto medioambiental.
  • El filtrado medioambiental de las operaciones se aplica tanto a exportaciones dirigidas a nuevos proyectos como a proyectos existentes.
  • Como resultado del filtrado medioambiental las operaciones se clasifican en tres categorías:
    • Cat. A: operaciones con posible impacto medioambiental adverso (sectores/zonas sensibles). Pueden afectar a zonas más extensas que el área de ubicación del proyecto. Para estos proyectos, los Miembros requerirán un Estudio de Impacto Ambiental.
    • Cat. B: proyectos con un impacto medioambiental potencial menos adverso que los de categoría A, por lo general circunscrito al área del proyecto. Para estos proyectos los Miembros requerirán la información necesaria para poder disponer de una idea clara sobre los impactos medioambientales potenciales del proyecto, acorde con la naturaleza del mismo.
    • Cat. C: proyectos que no se prevé tengan impacto medioambiental adverso o que éste sea mínimo. No se requerirán posteriores actuaciones.
  • Los proyectos clasificados como categoría A y B se someterán a una revisión medioambiental que deberá comprobar si el proyecto cumple con los estándares del país de destino y las 10 Políticas Operacionales del Banco Mundial o, cuando se considere adecuado, las 8 Políticas y Normas de Desempeño de la Corporación Financiera Internacional (CFI), o los estándares de Bancos Regionales de Desarrollo, cuando el proyecto tenga apoyo de dichas instituciones, o cualquier estándar internacional reconocido más exigente que los anteriores, tales como los estándares de la Unión Europea. Adicionalmente se deberá comprobar que el proyecto cumple con los estándares sectoriales específicos del Grupo Banco Mundial o cualquier otro estándar internacional reconocido para sectores no cubiertos por esta institución.
  • Las exportaciones de bienes o servicios dirigidas a proyectos existentes que no impliquen cambios materiales en su capacidad o función no estarán sujetas a clasificación, revisión, evaluación, ni difusión de información medioambiental.
  • A partir de la evaluación de la información recabada en el filtrado y la revisión, los Miembros deberán decidir si ofrecen o deniegan cobertura y, si la ofrecen, si se incluyen condiciones de cobertura.
  • En relación a la difusión de información medioambiental, los Miembros deberan:
    • Publicar los principios que rigen su política y procedimientos medioambientales.
    • Intercambiar información con otros Miembros sobre proyectos co-financiados, con objeto de alcanzar posiciones comunes.
    • Para proyectos categoría A, difundir públicamente información sobre el proyecto (nombre, ubicación, descripción e información medioambiental disponible) y poner a disposición del público la información medioambiental del proyecto al menos 30 días antes del compromiso definitivo sobre la cobertura de la operación.
    • Publicar, como mínimo anualmente, información sobre pólizas emitidas en relación a proyectos Categoría A y B

Para la aplicación de esta Recomendación, la Administración Española, a través de la Secretaría de Estado de Comercio ha instruido a CESCE para que incorpore en su proceso de toma de decisiones la valoración del impacto medioambiental de los proyectos cuya financiación asegura por cuenta del Estado.

De acuerdo con estas instrucciones, el análisis medioambiental de los proyectos deberá basarse en los siguientes principios:

  • El seguro de crédito es un instrumento de apoyo a la exportación.
  • El análisis medioambiental de los proyectos será parte integrante del análisis global del riesgo.
  • Entre las consideraciones ambientales, habrá que tener en cuenta no solo el posible potencial beneficioso o perjudicial del proyecto, sino también las características ecológicas de su ubicación.
  • Pleno respecto a la legislación del país beneficiario.
  • El exportador deberá proveer de la suficiente información para valorar el efecto medioambiental del proyecto.
  • Se respetará el carácter confidencial de la información suministrada por el exportador.

Teniendo en cuenta estos principios, CESCE deberá valorar el riesgo global de cada proyecto, incluyendo el impacto medioambiental del mismo. Las decisiones de cobertura se toman teniendo en cuenta esta valoración global, de forma que no se apoyen proyectos con un riesgo global o un impacto medioambiental inaceptable o que prevea medidas mitigantes que se consideren insuficientes.

Asimismo, se ha instruido a CESCE en la política de difusión de información medioambiental que deberá realizar la Compañía para las operaciones que cubra por cuenta del Estado. Se realizará una difusión pública y transparente tanto de la revisión medioambiental de los proyectos con apoyo oficial como de la experiencia de la Compañía a este respecto.

Vea también:

Subir