¿Qué es el crédito documentario?

El crédito documentario o carta de crédito es un instrumento de pago, sujeto a regulaciones internacionales, mediante el cual un banco (banco emisor), obrando por solicitud y conformidad con las instrucciones de un cliente (importador/ordenante), debe hacer un pago a un tercero (exportador/beneficiario) en un plazo determinado, contra la entrega de los documentos exigidos, siempre y cuando se cumplan los términos y condiciones de crédito. De esta manera, el exportador se asegura cobrar la mercancía que exporta, mientras que el importador se asegura la correcta recepción de la misma.

Principales modalidades y tipos de crédito documentario

a) En función del compromiso asumido por el banco emisor:

Crédito Revocable

Puede ser cancelado o modificado por el banco emisor en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso al beneficiario. No se aceptan normalmente, debido al riesgo considerable que suponen para el exportador.

Crédito Irrevocable

No puede ser cancelado o modificado unilateralmente, requiere el consentimiento de todas las partes intervinientes. Por tanto, el banco emisor pagará el crédito siempre que el beneficiario presente los documentos requeridos.

b) Por sus características especiales:

Crédito Revolving

Queda automáticamente renovado tras su utilización, en los mismos términos, tantas veces como el crédito lo especifique.

Crédito Transferible

El beneficiario puede dar instrucciones concretas al banco para que el crédito sea total o parcialmente utilizable por uno o más beneficiarios.

Crédito Confirmado

Añade una segunda garantía de otro banco. El banco avisador (el encargado de notificar al beneficiario de la emisión del crédito a su favor) incorpora su compromiso y obligación de pago, convirtiéndose en banco confirmador. El compromiso del banco confirmador es del mismo nivel que el adquirido por el banco emisor.

La confirmación del crédito documentario

Las características del mercado internacional hacen que las compraventas internacionales conlleven un elevado grado de incertidumbre. Mediante el crédito documentario el exportador minimiza los riesgos que entraña su operación, puesto que el pago será efectuado por una entidad de crédito (banco emisor), evitando así la necesidad de evaluar la capacidad de pago de un comprador lejano y, en muchas ocasiones, desconocido.

Además, a menudo, los exportadores suelen pedir la confirmación a un banco nacional (banco confirmador) para cubrirse del posible riesgo país y comercial del banco emisor, asumiendo el banco confirmador el riesgo del banco emisor.

Las agencias de crédito a la exportación (ECA), como es el caso de CESCE en España, ofrecen cobertura a los bancos que otorgan confirmación a los créditos documentarios emitidos por entidades financieras extranjeras, cuya finalidad es la instrumentación del pago de una operación española de exportación.

Ventajas de adquirir un crédito documentario

Las ventajas del crédito documentario residen en sus características básicas: asegurar el cobro al vendedor y la recepción de la mercancía al comprador. Esto propicia una mayor seguridad para ambas partes y permiten operar con tranquilidad y eficiencia para preocuparse únicamente de las gestiones operativas internas, mientras se delega la responsabilidad de cobro.

Una carta de crédito o crédito documentario explicita los detalles del acuerdo al que aplica, reflejando tanto el importador como el exportador los términos de la compraventa, condiciones de pago y la documentación asociada.

Supone un gran alivio para las compañías, contribuyendo a crear un ecosistema operativo en el que las relaciones comerciales puedan fluir sin preocupaciones.

Subir