17 feb 2021

Cómo afrontar con éxito una crisis de reputación digital

Entre los principales temores que suelen tener los directivos de las pymes a la hora de implementar una estrategia online está el de que pueda producirse, de manera abrupta, una crisis de reputación, que no por inesperada puede dejar de ser muy grave si no se gestiona con eficiencia. Un cliente insatisfecho que pone un comentario negativo sobre la entidad en una red social, una campaña de marketing digital que no ha salido bien o la aparición de un artículo en un medio de comunicación con connotaciones negativas son solo algunos ejemplos que pueden impulsar una crisis que impacte sobre la imagen de la compañía y que requiere de la implementación de una estrategia rápida para intentar mitigar cualquier posible daño.

La cara y la cruz de Internet

La Red ha permitido globalizar las actividades económicas, algo que, desde la óptica de las pymes, ha sido muy positivo para aumentar su visibilidad y, sobre todo, poder llegar a nuevos clientes. Por otro lado, la velocidad de Internet y de las redes sociales es tan exponencial que, en el caso de los comentarios y de los impactos negativos, ocasiona que, en muy poco tiempo, el daño reputacional pueda ser muy elevado. Por ello, a pesar del esfuerzo en todo tipo de recursos que eso puede suponer para un pequeño proyecto de negocio, es importante disponer de una estrategia de acción rápida de respuesta para intentar evitar que el impacto negativo sea demasiado elevado.

La obligación de actuar ante este tipo de amenazas no es solo ya una cuestión de responsabilidad corporativa para una pyme, sino que es fundamental para el posicionamiento de la marca, ya que las opiniones y las valoraciones positivas son críticas para mejorar, a medio y largo plazo, las ventas, y justo todo lo contrario en el extremo opuesto.

De hecho, contar con una buena imagen online suele ser la mejor carta de presentación para entrar con las mayores garantías de éxito en un nuevo mercado. Es decir, que ignorar un contenido conflictivo pensando que la crisis ya pasará puede ser un error muy grave, dado que el propio silencio, hoy, ya es interpretado por muchos consumidores como un reconocimiento de la acusación por parte de la entidad.

Además, también es tristemente frecuente que haya stakeholders, como algunos competidores, que lleven a cabo estrategias ilícitas en Internet para intentar desprestigiar a la empresa, por ejemplo, usando a los denominados trolls, que son actores de las redes sociales que se dedican a atacar marcas de manera gratuita, con objeto de fomentar el desprestigio hacia ellas.

Cómo actuar con eficiencia

A pesar de que se puedan proponer multitud de acciones para contrarrestar lo que ha provocado una crisis reputacional online, la clave principal es siempre la misma: llevar a cabo una actitud de escucha activa, poniéndose directamente en contacto con la fuente que ha inspirado los comentarios negativos, algo que, en el caso de las redes sociales, es bastante sencillo. Preguntarle qué ha motivado su descontento, las repercusiones y trastornos que se le ha causado y ponerse a su disposición para intentar resarcirle, dentro de lo posible, es el mejor camino para revertir la crisis e, incluso, utilizarla para mejorar la imagen y las credenciales de la compañía.

Como continuación de esta línea, y con carácter prescriptivo, es importante que el emprendedor entienda que debe ser capaz de gestionar una presencia activa y solidaria en la Red, bajo el prisma del social listening. De este modo, atendiendo cualquier duda o cuestión de los diferentes stakeholders, con el paso del tiempo será posible que se gane embajadores digitales de la marca que, de manera directa, salgan en defensa de la compañía cuando detecten algún riesgo como, por ejemplo, un comentario negativo.

A partir de estos criterios, pueden llevarse a cabo algunas acciones para contrarrestar una crisis reputacional cuando se produzca:

  • Monitorizar todos los impactos negativos en la Red, intentar ofrecerles una solución y analizar las causas que han podido inspirar esa serie de comentarios negativos.

  • Desarrollar los protocolos que se hayan planificado previamente sobre comunicación en situaciones de crisis, por ejemplo, teniendo un único portavoz interno, poniéndose en contacto con periodistas de medios de referencia para explicarles la versión de la entidad o ser transparentes a la hora de compartir datos e información relevante sobre el caso en cuestión.

  • Ser proactivos y pasar a la acción. Con independencia de que se solucione con éxito la crisis, puede utilizarse como palanca para iniciar, por ejemplo, una campaña comercial promocional, dado que numerosos stakeholders tendrán puesto el foco de interés sobre la compañía.

  • Realizar un informe posterior a la crisis y analizar lo que se ha hecho bien pero, también, aquellos ámbitos que sean susceptibles de mejora. De este modo, se podrán gestionar con mayor eficiencia posibles crisis reputacionales en el futuro.

  • En caso de detectarse fallos, resulta imprescindible implementar los cambios internos necesarios para ser más eficientes, estando mejor posicionados ante los distintos públicos de interés.
Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

4684 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

4511 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

2257 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

2131 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

1681 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.