06 may 2013

No hay edad para emprender

Cuando se piensa en emprendedores lo normal es imaginar a jóvenes como los fundadores de Facebook o Google. Pero los datos constatan, que el grueso de los aventureros se lanzan a crear sus negocios a la vez que peinan canas o lucen una brillante calva. Buenos ejemplos de este hecho son los casos de Ricard Fisas, que tenía cincuenta años cuando creo la marca de cosmética de lujo Natura Bissé; Leopoldo Fernández Pujals, que había celebrado cuarenta primaveras cuando fundó Telepizza o el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, que antes de poner la primera piedra en la constructora a la edad de 58 años llegó hasta vicepresidente del Gobierno. Todos ellos han demostrado que el emprendimiento no está reñido con la edad. Muy al contrario, los datos demuestran que el perfil real del emprendedor tanto en España como en la mayoría de países occidentales, Silicon Valley incluido, responde más a una persona con canas, varios hijos y una larga trayectoria profesional que a la idea dominante de jóvenes veinteañeros, como los fundadores de Tuenti. Según el informe GEN España, la edad media de los responsables de las nuevas empresas españolas creadas en el último año rozan los 39 años. Una cifra que va en aumento, sobre todo ahora que muchos trabajadores veteranos optan por crear su propio empleo ante la falta de oportunidades laborales en un país con más de seis millones de parados. Pero esta realidad no es solo nacional. Un rápido vistazo al ránking realizado por la revista Forbes sobre las 500 empresas tecnológicas que han tenido un crecimiento más rápido a nivel mundial evidencia la falta de fundamento de ciertos estereotipos. Es más, la empresa que lidera esta lista, First Solar, fue fundada por un señor de 68 años. ¿Más casos? Riverberd Technology la inició un empresario de 51 años y la tercera en discordia, Compellent Technologies, fue lanzada por tres emprendedores de 45, 55 y 58 años, respectivamente. Un último ejemplo, y quizá el más ilustrativo, el fundador de Zynga, la firma responsable de los juegos sociales de Facebook de más éxito como Farmville, tenía 44 primaveras cuando puso en marcha el proyecto. Estos ejemplos demuestran que el peso de la experiencia es importante a la hora de emprender. Pero no hay que engañarse. Este fenómeno no es solo fruto del aumento del paro, unido al retraso de la edad de jubilación y al progresivo envejecimiento de la población. El verdadero motivo que explica el auge de los emprendedores canosos es que son los únicos que han tenido tiempo de aprender ciertas cosas que son vitales para poner en marcha una aventura empresarial. Y es que los emprendedores de edad avanzada son más propensos a acumular una larga trayectoria profesional y, por tanto, poseen un mayor knowhow de sus sectores, además de un profundo conocimiento de las necesidades de los clientes. Esta experiencia les permite descubrir nichos de mercado específicos y ser capaces de levantar compañías más avanzadas tecnológicamente y con modelos de negocio enfocados a resolver las necesidades concretas. Un último ejemplo es el de Vicente López, fundador de GSS. Su historia comienza con dos décadas de trabajo y experiencia en la empresa Xerox. En 1986 cuando acababa de cumplir 45 años se atrevió a dar el paso de convertirse en su propio jefe y fundó una empresa de números 900. De hecho, a López y a su empresa Teleaction se les considera los padres de estos números. Diez años después este emprendedor vendió el negocio, obteniendo un beneficio de 60 millones de las antiguas pesetas. Pero a pesar de tener 55 años no se quedó en el sofá disfrutando de su dinero sino que inauguró De Vinis, un restaurante especializado en la cultura del vino. Un año después, con 56, se embarcó en la creación de GSS, una empresa que se encarga de gestionar las relaciones con los clientes a través del teléfono y el ordenador. En 2011, facturó 97 millones de euros y tiene una plantilla de más de 3.000 empleados. Unos números envidiables para uno de esos hombres que han demostrado que el emprendimiento no tiene fecha de caducidad.
Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.