07 mar 2021

│Elecciones legislativas

Los resultados preliminares apuntan a una contundente victoria del partido del presidente Bukele en las elecciones legislativas del pasado 28 de febrero en la que los salvadoreños han elegido a los 84
diputados de la Asamblea Legislativa y a los miembros de los concejos municipales de los 262 municipios del país.

Con el 90% de las actas contabilizadas, la tendencia confirma lo que vaticinaban las encuestas: ‘Nuevas Ideas’ (NI) es el claro ganador e incluso podría obtener los 56 diputados que le otorgarían la mayoría absoluta en la Cámara. También se confirma el hundimiento de los partidos tradicionales, la izquierda del Frente Farabundo Martí (FMLN) y la derecha de la Alianza Nacional Republicana (Arena) que hasta ahora contaban con presencia en órganos clave y han sido prácticamente borrados del mapa.Desde que Bukele asumió la presidencia en junio de 2019 cuenta con minoría en el parlamento y ha tenido serias diferencias con el resto de legisladores en cuestiones como la aprobación de préstamos internacionales para el fortalecimiento de las fuerzas policiales y militares y las medidas restrictivas con las que el gobierno ha intentado controlar la expansión de la pandemia del covid-19. Como se recordará en febrero del año pasado Bukele llegó a irrumpir en la sede de la Asamblea Legislativa junto a militares armados, para exigir la aprobación de un préstamo de 109 mill.$ para financiar su plan contra las pandillas, prueba evidente del pulso sin precedentes entre los poderes del país.
│Preocupante concentración de poder

 Todo apunta a que Bukele alcanzará la mayoría absoluta, un apoyo sin precedentes en la historia democrática del país; la cifra más alta hasta ahora la logró Arena en 1994 al sumar 39 diputados. Los nuevos diputados asumirán el cargo el 1 de mayo y si se confirman las previsiones, Bukele no necesitará negociar con nadie para nombrar al Fiscal General, un tercio de los jueces de la Corte Suprema o el Procurador General de DDHH. Además, también tendría el control de la Contraloría de cuentas, la entidad fiscalizadora superior encargada de velar por cumplimiento y control de los procedimientos administrativos y presupuestarios. Esta cuestión es especialmente preocupante dado que la opacidad en el gasto público es uno de las principales críticas de la oposición. El Gobierno de Bukele se ha negado una y otra vez a rendir cuentas a pesar de los requerimientos de la Contraloría. Si ésta acaba bajo el control del ejecutivo, la falta de transparencia en el uso de fondos públicos será todavía mayor. Conviene recordar también que el actual Fiscal General tiene abiertos al menos 17 expedientes para investigar el uso irregular de fondos púbicos durante la pandemia. Por último, uno de los mayores temores de la oposición en que la nueva Asamblea resultante de estas elecciones apoye que la reforma constitucional que está en marcha termine en una Asamblea Constituyente con la que Bukele busque la reelección.

elecciones bukele ni fmln arena
Compártelo:

Te podría interesar