19 nov 2013

5 problemas inesperados para la empresa exportadora

El crecimiento de las empresas españolas, pasa por la internacionalización. Al menos ese es el camino que han cogido aquellas que más han crecido y aquellas que mejor están capeando la crisis. En la información que las empresas reciben cuando están iniciando este proceso, incluso en los temas que  se publican en este blog es habitual hablar sobre cómo hacer un plan de exportación, las claves para lanzarse a hacerlo con éxito e incluso los errores que deben evitarse. Pero de lo que no se habla demasiado es de esas sorpresas inevitables a la vez que indeseadas con las que el exportador se encuentra en medio del plan y que si hubiera previsto con antelación, se habría ahorrado muchos disgustos y podría haberse preparado para enfrentarlas con mejor preparación. Este es la conclusión a la que han llegado un grupo de empresarios expertos en el sector que se dieron cita la semana pasada en Madrid en el marco de la conferencia anual de Capital & Corporate.

1.- Lleva más tiempo de lo previsto.  Exportar lleva más tiempo de lo previsto. Siempre. Así que lo primero que hay que recordar es que la prisa es mala consejera", advierte Manuel Carrera de la consultora KPMG en España. Es fácil recoger en un plan de internacionalización que las mercancías se recibirán por barco, y contemplar los costes de las mismas. Pero en la mayoría de los casos, se olvida tener en cuenta cuánto va a tardar el barco en hacer el recorrido que nos interesa.

2.- El precio de tu operación tiene truco. En algún momento de la planificación de una compra internacional te has parado a pensar ¿Por qué venden lo que tú quieres comprar? A veces esa es la clave del negocio. La cuenta de resultados podría estar saneada o tuneada para la venta, pero incluso con los números en orden, puede haber problemas con la plantilla, con las autoridades locales, incluso con la competencia local que complican, más de lo previsto, el desarrollo del negocio. Sólo con una buena inspección in situ previa a la compra es posible evitarlas.

3.- La fiabilidad de la información financiera no es la esperada. Aquel que definió la contabilidad como el fiel reflejo de la situación financiera de una compañía en un período tiempo era un gran inocente. Sobre todo tras la llegada de la informática, los cambalaches contables pueden ser tan graves que hasta den al traste con la operación de compra de una filial. Los expertos aconsejan no dejar ni una página destinada a la confianza. "Lo mejor es enviar a un profesional de confianza especializado en forensic data, aseguran. Se trata de expertos en rastrear todos los equipos informáticos, documentación y movimientos bancarios. Una especie de CSI empresarial para comprobar que lo que vamos a comprar es exactamente lo que creemos que vamos a comprar. También es importante comprobar que los planes de negocio no son excesivamente voluntaristas, y que las proyecciones del negocio se ajustan con la realidad.

4.- Asesores que no hablan el mismo idioma. Y cuando decimos idioma no nos referimos a inglés, chino o castellano, sino al que define los procedimientos de trabajo de las empresas. "Recuerdo un proyecto en el que cuando hablaban de digitalizar los documentos era literalmente teclear datos en una hoja de excel. Por supuesto nos dimos cuenta de eso demasiado tarde", comenta Carrera.  Para evitar esos mal entendidos, los equipos de asesoramiento de un proyecto de exportación deben ser combinados con gente local, pero también con personal de la central con quien se pueda tener un contacto más fluido y cercano.

5.- La informalidad legal. Cuando uno tiene previsto aterrizar en determinados países es consciente de que debe asumir cierto riesgo de inseguridad jurídica. Lo que no siempre está tan claro es que a veces las exigencias legales, fiscales y burocráticas que le van a exigir al extranjero distan mucho de ser las mismas que las que tienen los locales e incluso, en el caso de serlas, no siempre se cumplen. Es algo que han sufrido en sus carnes muchas de las empresas con experiencia en Brasil. La informalidad de las empresas locales a la hora de pagar impuestos genera una competencia desleal que no suele estar prevista en los planes de inversión.

Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.