07 sep 2021

Berlín apuesta por la sostenibilidad y la innovación

La histórica capital germana se arroga el sello de ciudad verde y ‘smart’ cuando el cambio climático ha pasado a dominar el discurso político de cara a los comicios del 26 de septiembre.

Las avenidas que conectan el Reichstag y Berlín Central son amplias y sus constantes edificios en construcción, símbolos de la protección del medio ambiente. El Luisenblock West, un espacio modular de trabajo para diputados y personal del Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento, es enteramente de materiales sostenibles. Es uno de los estandartes del Berlín Verde. Aunque, ni mucho menos, el único. Porque las casas individuales diseñadas con bajas emisiones de carbono y fabricadas para capturar miles de toneladas de CO2 proliferan por doquier. La conciencia verde se ha instalado en Alemania. Y su capital marca la pauta. Hasta el punto de que la programación de medidas de protección medioambiental dominará el discurso político de la campaña electoral germana, de este mes de septiembre, en la que la canciller Angela Merkel culminará su etapa como jefa del Gobierno tras 16 años en el poder. Las formaciones que aspiran al sillón de la cancillería se han apresurado a consolidar sus estrategias ecologistas. Incluso -y muy en especial-la CDU de Merkel, que ha ganado peso e influencia para disputar la reválida de la sostenibilidad a los Verdes, que han encabezado los sondeos de voto gran parte de los últimos meses. El apoyo democristiano al cambio de patrón de crecimiento basado en la neutralidad energética y los objetivos de emisiones netas cero de CO2 en Alemania y Europa ha consolidado la versión ecologista de Merkel y de su CDU.

El Gobierno de la ciudad-Estado, dirigido por el socialdemócrata Michael Müller, ha hecho de la transformación de la capital hacia un espacio sostenible y digital su seña de identidad. Toda una Smart City de referencia. Los módulos de madera se trasladan de noche para que los camiones de alto tonelaje eviten así el tráfico diurno y contribuyan a generar menos CO2. Con destino a Koepenick, antiguo distrito comunista donde se ubican 400 oficinas para diputados nacionales en la margen opuesta del Río Spree donde se sitúa el Bundestag. Pero también hacia barriadas que recorre la antigua trayectoria del Muro de Berlín. Casi todas ellas, con diseños vanguardistas y, por supuesto, respetuosas con el medio ambiente. En siete proyectos con membrete oficial del Gobierno de la ciudad Estado. 

Porque Berlín desarrolla su política municipal bajo criterios de planificación. Como el que inició su andadura a finales del pasado año. Dentro de un arco territorial berlinés que va desde Marie-Elisabeth Lueders Haus -en honor de la activista de los derechos de las mujeres del siglo pasado- a la Bundespressehaus, donde se convocan las ruedas de prensa gubernamentales. Un proyecto de 70 millones de euros, diseñado por los arquitectos del estudio Sauerbruch Hutton, con paneles de madera capaces de capturar 2.500 toneladas de dióxido de carbono, afirman desde la firma constructora Primus. Alrededor de cuyas nuevas instalaciones se aprecian ya espacios verdes en los que se plantarán árboles para acometer, en quince años, necesidades de rehabilitación, con previsión de succionar otras 2.500 toneladas de CO2 de la atmósfera. Seis módulos al día se instalan en la actualidad en Berlín Koepenick. En otro distrito, Kreuzberg, se erigen torres de casi 100 metros que son toda una obra de ingeniería, en el que la madera es el material base, en detrimento del acero y otros elementos tradicionales de construcción. Son las mayores estructuras de madera de Europa en la actualidad. La Oficina Federal Alemana para la Construcción y la Planificación Regional (BBR) ha alabado el concepto Luisenblock de la ciudad Estado de Berlín. Por su “eficiencia y sostenibilidad”, pero también por su “fulgurante celeridad de fabricación e instalación”.

Estos proyectos entran dentro de la estrategia del llamado programa Smart Cities Models. De corte federal. Al que Berlín ha sumado sus propias ambiciones, que le han reportado un grado de especificidad exclusiva. CityLab Berlín es su laboratorio experimental en el que se perfila el futuro de la ciudad. Un foro en el que están representados el gobierno berlinés, la sociedad civil, a través de grupos activos, el mundo académico y start-ups tecnológicas y de economía circular o colaborativa del que emanan nuevas ideas de viabilidad urbana con una elevada diversidad de culturas y hábitos entre sus 3,6 millones de residentes. Y que enarbola la digitalización como su política motriz. “Una oportunidad para repensar los procesos existentes, desmantelar barreras sociales y crear nuevas formas de participación cívica”, precisan antes de concluir que City Lab Berlín no es una propuesta única o con fecha de caducidad, sino “un experimento dinamizador del desarrollo de la ciudad”.  

De sus tormentas de ideas, nacidas de sus más de 160 agentes económicos, oficiales, sociales y empresariales involucrados, han surgido varios proyectos llamados a modernizar la imagen de la capital alemana. De hecho, acaban de convenir la última de ellas. Un proceso que ha durado desde febrero a marzo de este año. En el que el laboratorio de Berlín se ha cuestionado la visión de sus ciudadanos, las necesidades operativas de los poderes públicos y el sector privado o las alternativas de construcción medioambiental de empresas de ingeniería, edificación y de otros servicios profesionales involucrados en transformación y rehabilitación urbana. Con estándares de calidad de materiales y procedimientos encaminados a la sostenibilidad y la digitalización y controles de supervisión sobre instrumentos de innovación surgidos de la investigación -I+D- de las empresas. Su alcalde lo explica de manera gráfica. “La promoción de estrategias e iniciativas digitales desde el Gobierno federal en apoyo de las ciudades del futuro ha dado pie a Berlín a profundizar aún más su condición de Smart City. Con los fondos oficiales, alemanes y europeos, las ciudades inteligentes en el país proliferarán en los próximos años y nuestra capital será la que abandere la red de conectividades y de espacios ecológicos de Alemania”.

Varios botones de muestra revelan su trascendental viraje geoestratégico. Hardenbergplatz, en Charlottenburg-Wilmersdorf, espacio abierto donde confluyen estaciones de trenes y de otros transportes rodados, especialmente concurrido, está siendo rediseñado para adaptar su tráfico de visitantes y usuarios a los eventos culturales diarios o a las condiciones climatológicas de cada momento. Adaptación a la movilidad. Con instrumental de digitalización y criterio de flexibilidad. O, junto al Centro de Futuro Digital Einstein, donde se modulan proyectos-piloto, a través de Big Data, de integración de intereses público-privados en cada uno de los procesos en marcha. Con amplia dosis de transparencia hacia la sociedad. Y mecanismos activos para incentivar la voz y el voto ciudadanos a través de canales telemáticos interactivos. El distrito de Treptow-Köpenick es el pionero en este cauce bidireccional de aportaciones urbanísticas. Muchos de los cuales, además, tienen el sello verde. Como la revisión de la red de aguas a través de un proyecto que tiene en cuenta la heterogeneidad del ciclo de suministro y que contempla, digitalmente, el adecuado reciclaje y reutilización. Con tecnología fotovoltaica, de energía limpia. O el conocido Kiezbox 2.0, sistema de datos que traslada información sobre condiciones climatológicas o la calidad de aire por la ciudad y que activa servicios de emergencia y protocolos de actuación a la población en caso de crisis de suministro eléctrico o cualquier otra incidencia y que ya opera en el distrito de Tempelhof-Schöneberg.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

39860 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

33035 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

30611 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

26798 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

12749 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.