03 ene 2016

El lado oscuro de los blogs de empresa

franquicias_en_espana_restauracionAhora que Darth Vader ha vuelto y que el lado oscuro vuelve a estar de moda, en Asesores de Pymes hemos pensado que éste era un buen momento para descubrirle los secretos que se esconden tras ese blog, que a estas alturas de siglo es casi requisito obligado para cualquier web empresarial. Por poco tiempo que lleve al frente de un negocio seguro que ya ha escuchado en muchas, tal vez demasiadas, ocasiones lo importante que es tener un blog de empresa. Importante ¿qué digo? Imprescindible. El blog se ha convertido en el eje sobre el que giran muchas de las estrategias del marketing de contenidos. Google está plagado de consejos sobre lo importante que es tener una bitácora de empresas.  Tanto que cuando, a la hora de hacer este post, pregunté "¿Razones para no tener un blog?" El inteligente algoritmo del buscador solo fue capaz de darme 34.900.000 referencias de lo importante que es tener una bitácora. Ignoró la negación. Muchos, tal vez demasiados para mi gusto, de esos blogs con los que me topé eran basura ininteligible, fruto de los estrategas del SEO que consideran que escribir es poner un titular y cinco palabras clave y esperar a que caigan paracaidistas y estén mucho tiempo leyendo lo ininteligible. Pero también encontré muy buenos consejos como los que aseguran que un blog es la mejor herramienta de promocionar una marca, generar contenidos que pueden alimentar las cuentas de la compañía en las redes sociales, ayudar a estar en contacto con los clientes. Lo que no es tan fácil de encontrar es qué ocurre cuando el blog ya está en marcha y su autor o empresa no se convierte en trending topic cada semana. Ni cuando, pasados los primeros post, aquel arsenal de ideas sobre las que escribir acaba agotándose y se tarda más en pensar el tema para escribir que en el ponerlo negro sobre blanco. Porque sí, a riesgo de que nos califiquen como el Pepito Grillo del marketing de contenidos, debemos advertirles que montar un blog es fácil, pero mantenerlo actualizado con contenidos de calidad es un trabajo duro. Los principales gurús del marketing de contenidos lo reconocen: un post con contenido original y de la calidad lleva como poco cinco o seis horas de trabajo. Sin duda, esto no casa muy bien con esos consejos que invitan a escribir un post cada día porque posiciona mejor en Google.  Es cierto, posiciona muy bien, lo que no está tan bien es la cara que se les queda a quienes aterrizan en esos post diarios cuya única validez es poco más que un titular bien hecho y algunos trucos para atraer lectores. Lo demás, puro humo. Y es que, tampoco es cierto que cualquiera pueda escribir un blog. Esta afirmación contradice la opinión generalizada que todos podemos tener una bitácora. Lo cierto es que todo el mundo puede juntar letras para rellenar eso que llamamos post, otra cosa es que ese conjunto de letras sea comprensible. En los últimos meses me he encontrado con demasiados ejemplos de blogs de empresas cuyo contenido tengo que leer en varias ocasiones para intentar adivinar lo que quieren contar. Muchos expertos consideran que cuanto más enrevesado sea su lenguaje más demuestran sus conocimientos sobre el tema que están escribiendo. Disiento, lo más difícil es traducir el discurso profesional al nivel comprensible de los posibles usuarios de ese blog de empresa. Hay múltiples trucos para escribir de forma compresible, de la misma forma que se pueden encontrar numerosas fórmulas para escribir post atractivos. (Muy interesantes son los que ofrece un libro casi gratis del periodista Carlos Salas). Pero antes de llegar a eso, empecemos por el principio. ¿Cuando escribe sigue el orden del sujeto, verbo y predicado? Sí, aquellas primeras pautas que nos dieron en la escuela para construir las frases simples y comprensibles. Es sorprendente la cantidad de blogs que no lo aplican. Si es su caso, no se preocupe, para eso están los profesionales en los que puede delegar para alimentar el blog de la empresa. Es una inversión complicada porque no le verá retorno a corto plazo, aunque todo depende de lo que se mide. Quedar liberado de la tiranía de mantener un blog de calidad, le puede permitir centrarse en hacer crecer su negocio y entonces delegar ese trabajo sí que será muy rentable. Claro que aquí entramos en otro terreno pantanoso: la relación entre el blog de empresa y el beneficio económico. Muchos empresarios creen que el blog de empresa es el escaparate de su compañía en Internet y también el mostrador. Es decir, su nueva fuente de generación de ventas. Siento decirles que no, el blog de empresa no ayuda a vender. Al menos no lo hace en el concepto que muchos empresarios tienen de este término. Un blog no reporta clientes ni facturación directa. Con el tiempo, con mucho tiempo, y con mucho trabajo puede reportar muchas visitas a la web de la compañía que tiene que estar muy bien diseñada para que ese aterrizaje derivado del contenido se transforme en ventas. Tampoco convierte a su propietario (empresa o empresario) en líder de opinión de la noche a la mañana. Internet es una herramienta de lujo para cultivar la marca personal, pero hay que utilizarla bien y ser muy, muy constante.  El mantenimiento de una bitácora de empresa debe ser independiente a los vaivenes de la misma compañía. Dejarlo aparcado cuando no hay beneficios y volverlo a retomar unos meses después, cambiar constantemente la periodicidad de la publicación, colocarlo en la esquina más escondida de la página web... son algunos de los errores que pueden hacer que el esfuerzo y el dinero dedicado a esta herramienta tengan el mismo efecto que tirar los euros por el desagüe. Así que, si es de los que todavía considera que el blog de empresa es imprescindible valore que es más rentable: asumir el compromiso de la tiranía que implica el blog o asumir el presupuesto de contratar a profesionales que hagan ese trabajo por usted para liberarse y centrar sus esfuerzos a otra tarea más rentable.
Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.