19 sep 2012

Financiarse y emprender entre amigos, un arma de doble filo

Es casi obligado hablar de los amigos cuando se está en un proceso de búsqueda de financiación ya sea para una empresa o simplemente para un proyecto como puede ser la puesta en marcha de una línea de exportación.  Con los bancos cerrados en banda a la concesión de crédito, se impone lo que los libros de emprendimiento denominan como las tres F: Family, Friends and Fools (Familia, amigos y locos).  La realidad es que los tres tienen sus ventajas y sus inconvenientes, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en los amigos. Ellos son en muchos casos la primera opción.  Suelen ser los primeros con los que se comparte por primera vez la idea del negocio y las ilusiones se transmiten y a veces hasta se cultivan juntos. Pero de ahí a dar el paso a convertirse en socio o en prestamistas hay un gran paso en el que se deben valorar muchas variables que serán claves  para el éxito del negocio. Una investigación de los profesores Paul Gompers, Vladimir Mukharlyamov y Yuhai Xuan, del el  National Bureau of Economic Research de EE.UU. titulada The Cost of Friendship asegura que aquellos que valoran más las relaciones de afinidad personal a la hora de formar equipos de trabajo o relaciones laborales consiguen peores objetivos que los que eligen a sus colegas de trabajo o socios financieros en base a características más técnicas o formativas. En otras palabras, según este estudio, las empresas montadas con amigos tienen peores resultados. Por supuesto que hay muchas excepciones a esta regla, pero seguro que todas ellas se han esforzado desde un primer momento en clarificar qué puede aportar al negocio cada uno.  Que uno ponga el dinero y el otro el trabajo suele ser una fuente de conflictos casi segura en la medida en la que no se mantienen las relaciones de igualdad. Es fundamental que cada contribución tenga el mismo peso. Muchas veces, ocurre que quien aporta el dinero se considera con más poder y derecho, que su socio que contribuyó con la idea, o viceversa. Definir tiempos y compromisos antes de firmar ningún papel también es muy importante. Irse de copas es algo muy distinto a trabajar, por eso conviene definir cuánto tiempo y con qué nivel de compromiso se va a dedicar cada uno de ellos. Si la relación es sólo financiera, el socio que aporta el capital debe comprometerse a no estar todo el día siguiendo su ´inversión´ y a recibir la información puntual y periódica definida, pero nada más. De lo contrario, la tensión con el socio que se dedica 24 horas a la nueva empresa está servida. Si los dos socios están al pie del cañón, el problema surge en el tratamiento. Los expertos aconsejan no trasladar la informalidad del bar a la oficina. Para que la relaciones empresariales sean fructíferas hay que respetar las jerarquías empresariales, que el trato entre amigos no sea un problema para otros socios u empleados, etc. En esta línea es fundamental mantener muy separadas las vidas personales de la empresa, y valorar posibles situaciones de tensión como la separación de uno de los dos socios, problemas de salud en la familia que puedan afectar a la dedicación de cada uno. Realidades de este tipo, pueden afectar la dedicación de uno de los socios al proyecto y generar conflictos con la otra parte. Finalmente, los amigos necesitan explorar una cuestión muy delicada ¿qué está antes la empresa o la amistad? En caso de conflictos ¿qué se rompería antes? Si no se separan adecuadamente estas dos dimensiones, si no se aclaran las condiciones y las reglas, el resultado puede ser lamentable: quedarse sin negocio y sin amigo.
Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.