02 jun 2014

5 momentos en los que recurrir a un inversor

Muchos emprendedores piensan que nunca necesitarán acudir a los inversores para sacar adelante su negocio. Otros, en cambio, saben que su idea requerirá de una fuerte suma de dinero que no poseen. Pero en lo que la mayoría se suelen equivocar es el momento ideal en el que se debe recurrir a estas personas o instituciones, que son ajenas a nuestra empresa y a las que hay que convencer de que su inversión será ventajosa para sus propios intereses. Para tratar de acertar a la hora de abrir la puerta de la empresa a estas entidades les proponemos cinco claves o señales, que nos indicarán que ese momento que, quizá estábamos retrasando sin darnos cuenta, ha llegado.

1  La facturación crece de manera espectacular. Tener unas ventas desbocadas es el sueño de cualquier empresario. Sin embargo, muchas veces puede ser un problema. La mayoría no se da cuenta que un incremento en los números implica sí o sí un aumento desmedido de la producción, que debe satisfacer la demanda. Esto requiere inversiones y si no se hacen se perderá a unos clientes que, desde luego, no están interesados en nada relacionado con retrasos y demoras de los servicios solicitados. Si usted se encuentra en la situación de no poder seguir el ritmo de los pedidos necesita urgentemente una inyección de capital extra. Si no lo hace acabará muriendo de éxito y perderá todo lo que había conseguido hasta ese momento.

2  El trabajo le supera. Hay emprendedores cuya principal virtud radica en la gestión del negocios. Otros, en cambio, basan su fuerza en las ideas y los conceptos y están más alejados del día a día de la compañía. Si usted es de estos últimos y su empresa le exige que dedique su tiempo casi en exclusiva al manejo de la firma tendrá un problema. El negocio habrá perdido lo mejor que usted puede ofrecerles. ¿Solución?  Contratar a un segundo, cuyo trabajo consistirá en poner en marcha sus estrategias. Como es de esperar, este fichaje no será gratis y, quizá, la profesionalización de la compañía le lleve a solicitar dinero. De esa forma, se olvidará de las operaciones rutinarias y volverá a concentrarse en lo que realmente es su activo: pensar a lo grande y a largo plazo.

3 Del prototipo al producto final. Si usted es un empresario con una buena idea necesitará dinero para llevarla a la práctica. Los gastos de investigación, las pruebas, el registro de patentes, los prototipos... Todo es muy caro y se verá obligado a recurrir a los inversores. Pero no se preocupe, si su concepto tiene futuro acudirán a usted. Si no es capaz de convencerles, quizá sea el motivo de que se replantee su idea de negocio, ya que la gente que acostumbra a jugarse el dinero suele tener buen criterio a la hora de seleccionar sus movimientos de capital.

4 Necesita ampliar el equipo. Muchas veces los crecimientos se anticipan en los planes de negocio. Y cuando llega el momento de que su firma necesite algo más, ya es tarde. En este caso no nos referimos al aumento de la cadena de producción de cara a satisfacer la demanda sino en pensar en contratar más personal o en el traslado a una oficina mejor. Todo ello requiere de una importante inyección de capital y, sin duda, será otro de esos momentos en los que tendrá que echar el lazo a algún inversor. Los señores del dinero serán ideales en ese momento. Una opción mucho más interesante que pedir un préstamo, ya que le descuadrará sus finanzas y le llevarán a endeudarse en demasía.

5  Sin euros en la casilla de salida. En ocasiones no hay que esperar mucho para acudir al dinero ajeno. Si usted está luchando para conseguir que su idea se convierta en algo tangible, los inversores pueden suponer su mejor opción, ya que le exigirán que, desde el comienzo, su empresa trabaje de forma profesional. Además le ayudarán a dar esos primeros pasos, ya que les interesa que usted tenga éxito. Muchas veces no hay mejores aliados.

Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.