12 nov 2012

Aprovechar los códigos QR para tu negocio de exportación

Aparecen cada día en más tarjetas de visita. Son comunes en los anuncios de las revistas y casi una plaga en vallas exteriores o vidrieras. Hablamos esos cuadrados formados por irregulares celdas blancas y negras perforadas que se han colado en nuestras vidas. Todos los hemos visto, aunque no todos sepan que se denominan códigos QR, la abreviatura de "Quick Response" (respuesta rápida en español). Son una forma rápida de empaquetar una gran cantidad de información en un pequeño espacio muy accesible a sus destinatarios, que son cada día más los consumidores. Nacieron en los años noventa en Japón de la mano de  Denso Corp.,una empresa del sector de automoción  propiedad del grupo Toyota. En un pequeño espacio concentraban toda la información que los destinatarios de las piezas de los vehículos necesitaban en cualquier lugar del mundo.  Pero no ha sido hasta  los últimos años,  con la generalización de los Smart Phones o teléfonos inteligentes  cuando se han convertido en una de las más poderosas herramientas de márketing. Cada celda del  código QR representa un bit de información que puede ir como texto o datos en bruto. Sin apenas ocupar espacio, esta versión del tradicional código de barras, permite ofrecer al proveedor una atractiva puesta en contacto con su producto. Con un móvil con acceso a Internet y un software gratuito puede acceder a un web site, un vídeo o diseñar toda una campaña de marketing o etiquetado que vaya mucho más allá del pequeño espacio que ofrecen las etiquetas tradicionales. Lo que abre una gran gama de posibilidades para las empresas exportadoras, ya que desde su central pueden controlar las campañas promocionales en sus productos de destino. Un estudio de la empresa de mediciones en Internet comScore,  realizado en los principales países de la Unión Europea  asegura que España es el segundo país, después de Alemania, con mayor penetración de este sistema que ha alcanzado los 17,4 millones de usuarios hasta septiembre de 2012. Como en el resto de Europa, el 70% de ellos lo hace con el objetivo de obtener información, cerca del  30% lo usan para informarse de alguna actuación y el tercer motivo, un 20% de los usuarios lo prefieren para  conseguir cupones de ofertas. Es decir, entre las dos mayores utilidades de los códigos QR están la de obtener información del producto y la de conseguir descuentos. La ventaja de un código QR frente a una etiqueta tradicional es que, por un lado, permite una mayor creatividad e incluir mayor cantidad de información.  Un buen ejemplo de este uso lo están aplicando los productores de vino, creando etiquetas virtuales en las que con un mínimo cambio en la etiqueta tradicional (el que implica adaptar el código QR a cada país) se puede ofrecer la información adaptada a cada uno de los países. Pero mucho más interesante es que gracias a los QR los errores de marketing pueden no ser tan traumáticos. Es decir, si por algún motivo la estrategia de incentivos o promocional de nuestro producto no funciona en el punto de venta, es posible cambiarla desde España sin más gasto del de modificar el contenido de la página a la que remite el código QR.

Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.