28 jul 2015

Guía fundamental para construir una aplicación para teléfono móvil

office-620823_1920Antes de entrar en la carrera de las apps, y de los dispositivos móviles, hágase las siguientes preguntas: ¿para qué quiere desarrollar una aplicación? ¿Es útil para su negocio? ¿No será que no lo ha pensado bien y solo quiere seguir la moda? Si las respuestas a estas cuestiones siguen reflejando su interés real a entrar en el entorno de los dispositivos móviles, no lo dude. Ha llegado el momento de atacar un mercado con muchas posibilidades pero en el que es muy complicado destacar.   La única forma de lograrlo es a base de un producto rompedor y, cómo no, invirtiendo dinero en promoción. Aquí le vamos a contar los pasos básicos que se deben seguir para crear una aplicación con un mínimo de posibilidades de alcanzar el éxito.   ¿Qué vamos a hacer? El 99,9% de las apps que existen tanto en Apple Store como en GooglePlay se basan en dos principios: detrás de ellas hay una idea o un problema al que se trata de buscar solución. Si usted como emprendedor ya tiene una idea clara de lo que quiere hacer, sáltese este punto y vaya al siguiente. Si no es así, mejor que siga leyendo. Si no tenemos un concepto claro de qué es lo que queremos crear, lo mejor es que se busque un problema. No será difícil. Están por todas partes. Cuando uno se para y mira lo que tiene alrededor se da cuenta de que la mayoría de los productos y servicios se crearon para resolver una carencia. Su aplicación debe intentar resolver algo. Para ello salga a la caza del problema. Pero hágalo en su vida diaria. No busque nichos porque eso no tendrá salida. Una vez encontrado analice si una aplicación móvil puede ayudar. Si es así, adelante. Habrá dado el primer paso. ¿Habrá demanda? Su idea o su solución puede que sea interesante. Pero quizá solo para usted y para unos pocos más. Eso sería un gran error y estaría condenando a la aplicación al ostracismo. Para evitarlo necesita averiguar la demanda que puede existir. Una de las mejores herramientas es el propio Google. Con el buscador y por medio de palabras clave se puede descubrir el número aproximado de personas interesadas en el producto.   ¿De la mente al papel? Una idea está muy bien pero como en casi todo lo relacionado con el mundo de los negocios, las cosas están mejor cuando están escritas de forma clara en un papel. En el caso de las aplicaciones es igual. No es lo mismo hablar con un desarrollador y contarle una idea desordenada que enseñar un documento donde se muestre con todo lujo de detalles qué es lo que se quiere conseguir con la app. De esa forma, el resultado final se acercará más a lo que se espera.   Quite las funciones que no son básicas La primera versión de una aplicación nunca incluye todas las funcionalidades que están plasmadas en el documento mencionado en el paso anterior. Y eso es así porque de esa forma se agiliza y se reduce el coste de su desarrollo. Todo lo que no se puede incluir en la primera versión se podrá ir añadiendo con el tiempo con las actualizaciones. De esa forma habrá matado dos pájaros de un tiro: le habrá salido más barato y el internauta tendrá la percepción de que estamos ante un software vivo.   El diseño es lo primero Una aplicación por muy interesante que sea está muerta si su diseño es malo. Se trata de lo primero que ve el usuario. Y si la primera impresión no es la correcta, nadie se descargará el producto. Para evitarlo, hay que tener claro que se debe apostar por un diseño y un interfaz claros, elegantes y prácticos. Es la única forma de asegurarse un puesto en la parrilla de salida.   Contrate un todo en uno Uno de los errores más habituales que se cometen con las aplicaciones es la dispersar su ejecución. A menudo el mundo de la programación y el de la imagen están separados. Cada uno trabaja por su lado y cuando llega el momento de juntar ambas labores, surgen los problemas. Lo ideal es contratar a una empresa que tenga desarrolladores y diseñadores y que trabajen de la mano y remen en la misma dirección.   Regístrese Antes de tratar de entrar en los mercados de apps, debe registrarse como desarrollador. Será imprescindible si usted quiere vender su producto. Por norma general, los precios no son altos. La plataforma de Android, GooglePlay, cobra menos de 30 dólares al año. Y la de Apple, unos 100 dólares anuales. Se trata de cifras asumibles, especialmente si se tiene entre manos un producto rompedor.   Utilice las herramientas de análisis La única forma de controlar las descargas de su aplicación es a través de soluciones como Analytics, Flurry o Localytics. De esa forma obtendrá información esencial para saberlo todo de los internautas interesados en su producto. Con estos datos, también podrá tomar decisiones que beneficiarán a la aplicación.   Analizar a los clientes Un desarrollador no puede lanzar una aplicación y olvidarse de todo. Por muchas pruebas que se hayan realizado, solo cuando el producto está en la calle se obtiene la verdadera experiencia de usuario. Por ese motivo, debe estar atento a los comentarios que se hacen sobre el producto. Y ante cualquier problema, ya está tardando en encontrar la solución. Además, no se olvide responder a todas las cuestiones que le planteen los internautas.   Actualice En el paso cuatro comentamos que era importante olvidarse de las funcionalidades que no eran básicas, ya que el momento de añadirlas ya llegaría. Ya lo ha hecho. Una vez con el producto en el mercado y pasado un tiempo llega el momento de actualizar regularmente hasta conseguir el resultado final que se había reflejado en la idea inicial.   Obviamente, seguir estos pasos no le consigue clientes. Lo que sí le asegura es que usted habrá lanzado un producto que tendrá los cimientos necesarios para funcionar en los mercados móviles. Eso sí: la idea es y siempre seguirá siendo lo más importante.
Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.