10 may 2021

La innovación en Europa: buena salud pero con retos pendientes de resolver

Si bien las empresas europeas están bien situadas en relación a las inversiones en innovación, quedan algunos retos por cumplir, en especial sobre el posicionamiento de las pymes en I+D. La planificación a largo plazo y la búsqueda de inversores son algunas de las recetas para alcanzar el éxito.

A pesar de la reciente crisis económica, los emprendedores europeos son optimistas de cara al futuro. Según el informe ‘The power of the ecosystem’, elaborado por Startup Heatmap Europe en base a las respuestas de más de 1.300 empresarios, la financiación para las startups en el Viejo Continente se ha incrementado un 14% en 2020, hasta los 46.300 millones de euros, lo que ha servido para que ya existan 6 ecosistemas unicornio, es decir, empresas cuyas inversiones totales superan los 1.000 millones de euros.

El estudio revela que, a pesar de esta tendencia positiva, existen algunos retos sobre el ecosistema de innovación que deben resolverse de cara al futuro. Uno de los más relevantes es que muchos emprendedores europeos están decidiendo iniciar sus proyectos de negocio en el extranjero, gracias tanto a las mayores facilidades en forma de subvenciones por parte de las Administraciones Públicas de otros países como al menor número de trabas burocráticas y regulatorias.

Unas rémoras que, bien es verdad, no se replican en todas las ciudades del continente. De hecho, la mayoría de los encuestados de este informe refleja que son dos los principales oasis que se salen de esta norma: Londres y Berlín, mientras que otras ciudades están camino de alcanzar esta posición de privilegio. Son los casos de, por ejemplo, Ámsterdam o Barcelona, que están logrando incrementar el tamaño y la importancia de sus hubs destinados a la innovación. El tejer redes que promueven entornos propicios para la I+D y la colaboración entre empresas es clave, según el documento, para atraer inversiones y conseguir aumentar el ratio de éxito de supervivencia entre las empresas de nueva creación.

La innovación, clave en la empresa actual

De acuerdo al Manual de Oslo elaborado por la OCDE, la innovación implica incorporar una serie de cambios significativos dentro de una organización que impacta en sus bienes o servicios, en su proceso de fabricación, en su estrategia de marketing o en la estructura operativa de la entidad, con el objetivo principal de promover una mejora relevante en su desempeño. La innovación termina por provocar un impacto a favor de la compañía en relación a su mercado de referencia, generando un valor, cuando no, directamente, una ventaja competitiva importante.

La velocidad actual en la que innovación está modificando de forma significativa a la mayoría de las industrias solo puede explicarse por el apoyo indispensable de la digitalización. Es decir, la sociedad se ha imbricado de una manera tan profunda con las nuevas tecnologías que es mucho más permeable a la asimilación de nuevos modelos empresariales disruptivos, lo que, a su vez, estimula y acelera la llegada de otros nuevos.

La personalización en el servicio, la sostenibilidad, la omnicanalidad o la generación de valor a través del análisis de los datos son elementos prácticamente consustanciales a cualquier innovación que llega con éxito en la actualidad a los mercados, ya que es, en definitiva, parte de lo que los propios consumidores están demandando al tejido productivo.

Los tipos de proyectos de innovación

La innovación intenta, sobre todo, hacer que una empresa sea más eficiente en lo que hace y, con ello, esté en una posición privilegiada respecto al resto de sus competidores. A medio y largo plazo, esto conlleva una mejor reputación de la entidad, mayores ventas e ingresos y, en definitiva, el acceso a una rentabilidad más elevada. De hecho, es posible que una estrategia de innovación de éxito lleve a una compañía a una posición de liderazgo tal que no tenga que competir ni en precio ni en servicios con nadie, algo que, en los últimos años, se ha podido ver, por ejemplo, en entidades tecnológicas que hoy son gigantes mundiales como Amazon, Twitter, Apple o Google.

La innovación se puede alcanzar a través de diferentes caminos, aunque eso sí, siempre que forme parte nuclear de la estrategia de negocio de la organización:

  • Innovación en el proceso, que significa incrementar las distintas etapas de la fabricación de los bienes, lo que servirá para mejorar la productividad y la competitividad de cada uno de los departamentos implicados en el proceso.
  • Innovación en el producto, que se consigue reevaluando el uso de las materias primas implicadas en la producción o introduciendo algún cambio relevante en cuanto a sus usos o en el valor que les aporta a los consumidores. Para conseguir esto, lo más útil es establecer mecanismos de comunicación eficaces y de confianza con los usuarios, una tarea que supone un verdadero desafío.
  • Innovación de la organización, que quiere decir, por ejemplo, realizar una evaluación interna sobre los cometidos de cada departamento, evaluar su desempeño, plantear la introducción de otras unidades operativas o una redefinición de la estrategia interna. Escuchar a los empleados y asimilar otras formas de estructuración de compañías de éxito son caminos propicios para lograrlo.
  • Innovación en el marketing, lo que implica variar de manera importante la promoción del producto que se pone a la venta en el mercado. Esto significa desde propiciar un cambio en la marca o en la denominación de los activos, hasta evaluar con espíritu crítico su envase, su mecanismo de consumo y de disfrute o la manera en que se promociona y se distribuye a los clientes.
Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

21278 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

20255 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

13191 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

12025 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

7950 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.