19 ene 2021

La economía global se prepara para el ciclo post-Covid, marcado por los cambios productivos

2021 encierra transformaciones en los patrones de crecimiento: la gran demanda del ciclo de negocios que emergerá de la Gran Pandemia.

El motor de las economías echó a rodar en el periodo estival. Bajo el impulso de las desescaladas de las restricciones sociales impuestas para contener la primera oleada del coronavirus, con las que se abrió un paréntesis en la hibernación productiva derivada de los confinamientos sociales, las 37 naciones con un PIB nominal por encima de los 200.000 millones de dólares volvieron a registrar números negros. La coyuntura global parecía seguir las predicciones del mercado, que apostaba por una recuperación tan fulgurante como la profunda caída primaveral, en la que 34 de ellas entraron en recesión técnica, es decir, dos trimestres consecutivos de contracción. Pero el despegue en V o en V asimétrica, como preconizaba el consenso de analistas, no tiene visos de ser la trayectoria que guíe a las economías hacia la pista del despegue de la actividad. Asad Jawaid, estratega de mercados de S&P Global, alerta de la persistencia de las amenazas que aún penden sobre la reactivación, a pesar del entusiasmo que ha despertado la aparición de vacunas con altas cotas de fiabilidad, que ya han pasado las principales autorizaciones y han comenzado su periplo de distribución y comercialización. “Las disrupciones en la actividad empresarial y los descensos en la confianza de los consumidores han modificado el horizonte”, explica, antes de señalar estas distorsiones en los rumbos que han tomado las dos mayores economías mundiales. La de EEUU suscribió su mayor dinamismo anual entre julio y septiembre, después de marcar la depresión de más calado de su historia en tiempos de paz, pero la dureza de la segunda ola de contagios puede desembocar en un tenso compás de espera, con su PIB en evolución plana. En el caso de China, a la que considera la única potencia que ha superado la recesión, dado que su PIB sorteó los números rojos ya en el segundo trimestre y, en el periodo estival, experimentó un alza del 2,7%. Malasia protagonizó la progresión más intensa en Asia entre julio y septiembre, con un repunte positivo del 18,2% y Francia, la de Europa, con un dinamismo del 18,7%.       

Los mercados saludaron con efusividad el esperado anuncio de las primeras vacunas. Aunque desde instituciones multilaterales como el Banco Mundial se apelaba a la prudencia porque la debilidad de sectores como el turístico y la baja actividad del transporte marítimo, aéreo y por carretera diluía el optimismo inicial. Las tasas de aceptación del consumo y de las inversiones empresariales no revelan aún datos positivos, explican Damien Walque, economista jefe en el Development Research Group, que alerta de que hasta que el 77,7% de la población no haya sido inoculada con vacunas con un índice de efectividad del 90% no se va a alcanzar la inmunidad de rebaño. Y los porcentajes de rechazo a estos tratamientos oscilan entre el 49% de EEUU, el 55% en Rusia y el 89% en China. Sin descartar el efecto de esta tercera ola de contagios especialmente virulenta que estamos viviendo.   

La OCDE apuesta por un despegue sostenido en los próximos dos ejercicios. Una vez se consolide la reactivación de las inversiones y del comercio y se vean cumplidos los augurios de que gran parte de la población mundial esté ya vacunada a finales de 2021. Incluso preconiza el retorno a los niveles productivos previos a la Covid-19 en el último tramo del próximo año, impulsados por el vigor chino, que contabilizará más de la tercera parte del dinamismo global. TD Securities, empresa canadiense proveedora de servicios financieros, estima que el despegue en Asia será el único que se certifique en forma de V, mientras las economías norteamericanas y del bloque del dólar tendrán una trayectoria zigzagueante -de recesión y recuperación gradual- y en Europa seguirá el trazo de una W, con doble contracción. “A medida que nos aproximamos al final del dramático 2020 se aclara la perspectiva de que el último trimestre de este ejercicio y el primero del siguiente serán de baja intensidad y que sólo a partir de primavera se materializarán subidas de crecimientos”, asegura esta firma en una reciente nota a inversores.

La penúltima de las teorías habla de una transición al crecimiento en forma de K, que propiciará una brecha de ingresos entre sectores y empresas losers y winners. Y lo que es peor, un nuevo retroceso del poder adquisitivo -y, por ende, de la capacidad de compra- de las clases medias. Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia-Pacífico en el banco de inversión Natixis e investigadora en el Instituto Bruegel, think tank de marcado perfil paneuropeísta, es una de sus defensoras. Pero en un reciente análisis en Bruegel admite que, en realidad, la incógnita es aún más compleja de despejar: se trata de una raíz cuadrada, cuyo cálculo revela un fulgurante dinamismo en su fase inicial, “como el que experimentan las economías en la actualidad, incluso con la epidemia intensificando sus latigazos” en la segunda oleada. Aunque también traslada una ralentización posterior de carácter estructural: “en otras palabras, el problema no es tanto el súbito colapso de la actividad, sino el impacto negativo que le sucederá”. Un interrogante aún sin resolver, a la espera de que las vacunas contengan la catástrofe sanitaria, y que no dependerá exactamente del éxito de su comercialización y de sus aplicaciones masivas a la población global. Pero que, a su juicio, deja entrever una reactivación de escaso vigor.

La economía mundial se ha adentrado en un océano turbulento, que exige cambios de timón de gran brusquedad. En Science Direct, base de datos abierta a académicos e investigadores, explican la complejidad del Cuaderno de Bitácora que debe sacar a la economía global de la tormenta perfecta en la que navega. En medio de la Gran Pandemia, “han emergido nuevas fuerzas del mercado y el centro de gravedad económico se ha desplazado todavía a mayor celeridad de Occidente a Asia”, mientras “avanza a una velocidad vertiginosa una transformación tecnológico-digital de una dimensión y con un impacto muy superior sobre la economía global al de cualquiera de las otras revoluciones industriales”. De ahí que García-Herrero afirme que “es el momento de repensar y replantear los principios básicos de nuestro modelo económico”, con objeto de “mitigar el daño colateral de la epidemia de Covid-19” y de “eludir el bajo crecimiento que se avecina”. Porque las señales de alarma ya han sonado. El peor día de la pandemia, en términos económicos, aconteció el Viernes Santo. El pasado 10 de abril, los confinamientos sociales se expandían por la mayor parte de los países del planeta y el PIB de todo el planeta fue un 20% más bajo que cualquier otra debacle. Al inicio del trimestre perdido, le ha seguido otro periodo -entre julio y septiembre- con fases de desescalada, en el que la tasa de actividad global apenas crecerá un 7% en comparación con el hundimiento registrado entre abril y junio. Tal y como refleja un elocuente gráfico de The Economist a partir de los datos de Goldman Sachs que revela, al mismo tiempo, la complejidad de que la economía mundial siga la trayectoria de una V asimétrica, como todavía espera una muestra substancial de los análisis del mercado. El retorno a la normalidad económica debe esperar algún tiempo.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

5709 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

5506 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

2871 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

2551 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

2051 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.