07 jun 2015

Las cualidades del líder de una empresa

Una de las principales labores de un emprendedor es la de rodearse de un equipo talentoso y? saber mantenerlo. Por todos es sabido que la competencia tratará de fichar a aquellos más indispensables para el despegue de tu empresa. Pero, como cualquier hombre de negocios se habrá encontrado a lo largo de su trayectoria profesional, muchos ?fichajes? reciben la negativa por respuesta. Las más curiosas son aquellas de gente que prefiere quedarse donde está, aunque gane menos dinero, porque sienten apego por la empresa.   Existen muchos factores para conseguir la fidelidad de los trabajadores, pero uno de los más destacados es el del liderazgo del fundador. Si la plantilla considera que están dirigidos por una persona en la que confían les resultará mucho más sencillo superar otras dificultades. Cualquier obstáculo quedará en segundo plano ante la figura de un líder. Conseguir ese estatus es muy difícil. Por eso desde aquí les mostramos los principales rasgos que debe tener cualquiera que pretenda ponerse al frente de un negocio. Aristóteles decía que el valor es la virtud que hace que las demás existan. Tenía razón. Los trabajadores esperan que un líder sea valiente y que esté dispuesto a arriesgarse por ellos. Quieren a una persona que les defienda ante ataques externos y que tome decisiones que beneficien al grupo. De esa forma cuando lleguen los malos tiempos seguirán pegados a su figura, ya que pensarán que se trata de la única persona que puede sacar adelante el proyecto empresarial.   Gran comunicador Un líder puede tener muchas cualidades que lo legitiman como tal pero si no es capaz de comunicarlas jamás será un buen ejemplo para el resto. La comunicación es, por tanto, un elemento fundamental para alcanzar las metas. Los grandes oradores inspiran a la gente. Son capaces de crear una conexión emocional con sus seguidores. Una característica vital para obtener el rango de persona de confianza por parte del resto.   Generoso Existe la imagen errónea de que un buen jefe debe ser duro e inflexible. Es un error. Para inspirar al resto hay que ser generoso. Digamos que este tipo de personas deben cargar con los fallos de todo el equipo y ser capaces de distribuir el éxito entre todos. Así se obtiene la fidelidad de las plantillas en la empresa del siglo XXI. Menos marca personal y mucha más marca empresarial. Ésa es la clave.   Humildes Los jefes que cuentan con legión de seguidores no van de líderes por la vida. Se trata de personas que no se sienten mejor que nadie y que no abusan de su posición de autoridad. Son capaces de bajar al barro remangarse y hacer el trabajo sucio cuando es necesario. De esa forma consiguen que sus subalternos lo vean como un igual.   Saben controlarse Los líderes deben ser los mayores expertos en sí mismos. Es decir: tienen la obligación de conocer sus puntos fuertes y, sobretodo, los débiles para saber qué es lo que tienen que evitar que el resto detecte. De esa forma serán capaces de controlarse y de esconder sus carencias creando la imagen al exterior de que son cuasi perfectos.   Trata al resto como quieres que te traten Si pretende ser un buen jefe, hágase esta pregunta: ¿cómo le gustaría que le tratara esa persona para que usted estuviera feliz con ella? Cuando haya sido capaz de dar con la respuesta aplíquela a cómo debe tratar usted a sus subalternos. De esa forma conseguirá una legión de seguidores dentro de su pyme.   Apasionado La empresa hay que vivirla. Debe ser una forma de sentir y los proyectos deben sentirse como una meta de vital importancia. Todo eso se debe vivir con pasión. Un líder no puede hablar de su negocio con indiferencia. Debe defenderlo con uñas y dientes y transmitir ese sentimiento a los que le rodean.   Hay que ser auténtico Un líder no puede decir algo y hacer lo contrario. Debe ser sincero y consecuente con todos sus actos. Ésa es la única forma de crearse un rol de buen patrón. Sus subalternos no pueden tener dudas ni perder el tiempo en descubrir los motivos ocultos que se encierran tras sus palabras. Es mejor decir las cosas como son que tratar de enmascararlas.   Accesible En las grandes empresas hay CEOs que son como entes que nadie ve. Llegan con su coche con chófer, aparcan en el garaje y, en algunos casos, tienen hasta un ascensor particular que les lleva directamente a la planta donde está su despacho. Sus colaboradores no saben si existe y solo se comunican con él por mail. Esa forma de actuar no es la de un líder. Sin conversaciones cara a cara y sin conocer a nadie es imposible ganarse a las personas. Por dicho motivo, una de las principales obligaciones de los emprendedores es ser accesibles para todos. Las puertas de su despacho deben estar abiertas siempre y para cualquiera de sus trabajadores.
Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.