28 may 2014

Tres potentes razones por la que tu empresa debe adaptarse al público femenino

En estos días en que el debate sexista se ha adueñado de los medios de comunicación, no está de más plantearse con detenimiento ¿hasta qué punto los mensajes de las empresas son o no sensibles a esa denominada visión de género? Incluso, ¿hasta qué punto debe una empresa adaptarlos y por qué? Dejando de lado cualquier reflexión ética o ideológica, existen argumentos económicos de peso por los que las empresas deberían tomarse muy en serio la tarea de adaptar sus mensajes al público femenino. Pero que nadie se alarme. No estamos hablando de teñir la página web de color rosa, ni llenar de lacitos una presentación. Enfocar la comunicación a la sensibilidad femenina es tan fácil, y complicado al mismo tiempo, como cuidar que la forma en la que se lanzan los mensajes para evitar herir susceptibilidades. También implica estudiar aquellos aspectos de los servicios  o productos de su empresa les gustan más a ellas y ponerlos a su disposición. Un ejemplo. En EEUU, la empresa Autobytel.com detectó que mientras los hombres se fijan en la estética y la potencia del coche, una mujer tiene mucho interés en la seguridad y en las facilidades del servicio de reparación. Así que, decidió incluir esa información en la publicidad de sus coches. No tardó en comprobar cómo subían las ventas. Hay ejemplos de esta adaptación de género en numerosas empresas a lo largo de todo el mundo y su principales motivos son: 1) Ellas toman la decisiones La experta en marketing Gemma Cernuda acaba de compilar en un libro, lo que muchas encuestas llevan afirmando en los últimos años: "Ellas deciden". Por eso, invertir en estos pequeños cambios es altamente rentable. Los datos confirman que las mujeres toman el 85% de las decisiones de compra. La tendencia es creciente en todos los países en desarrollo, ya que a medida que las mujeres están ganando poder adquisitivo, también ganan poder de decisión en la familia. Un informe de la Unesco destaca que "las mujeres han pasado de una posición en desventaja a una posición delantera en Latinoamérica". E insiste en que Argentina y Brasil son las dos economías del continente con porcentajes de mujeres más activas, el 64,7% y el 66,3%. Un dato a tener presente para las empresas españolas con negocios de exportación a ese lado del Atlántico.  2) Gran capacidad de prescripción Una vez comprendida la potencia del poder de compra que tienen las mujeres, hay algo incluso más importante. Su poder de convicción. Una mujer, incluso, aunque no compre un determinado producto, puede conseguir que otros muchos sí lo hagan. ¿El motivo? Otro clásico: ellas hablan más. Hay estudios que aseguran que las mujeres emiten 20.000 palabras al día, frente a las 7.000 que emite un hombre. Estos datos, tal vez, sean una exageración. Pero, todos los expertos en marketing tienen claro que los consejos de ellas valen millones o, al menos, muchos miles de euros. Si algo gusta a una mujer, lo recomendará 27 veces más que un hombre. Y si este dato sería contundente en un mercado tradicional,  lo es mucho más cuando ese poder de prescripción se traslada a las redes sociales. Un informe de Forrester Research, asegura que la presencia de las mujeres en internet avanza mucho más deprisa que la de los hombres.  No solo pasan una media de 6 horas diarias en Internet, también compran más que ellos y más rápido. De los tres pasos básicos que tiene todo proceso de compra online, ellas los pasan más deprisa que los hombres. Y también son un 24% más susceptibles a hacer click en un banner. Pero no sólo están ganando presencia como observadoras o compradoras. Las mujeres se han convertido también en las grandes prescriptoras de la web. Su actividad como blogueras, al menos en EEUU, supera a la de los hombres. Incluso sus blogs son más rentables que los publicados por hombres porque mueven mucha más audiencia. Más audiencia, más poder de prescripción... Con estas variables la ecuación cada vez es más positiva. Pero hay un último elemento porque el que conviene no olvidarse de las féminas a la hora de diseñar mensajes institucionales, y es que ellas también mandan. 3) El mando empresarial ya no es un desconocido para ellas Quizá algún empresario tozudo pueda pensar que su sector es de esos que no interesan a las mujeres. Que no merece hacer perder tiempo en adaptarse puesto que las blogueras del mundo nunca van a hablar de él. Esta forma de pensar sería un acto de egolatrismo nada aconsejable, pero sobre todo una falta de perspectiva empresarial que podría salir muy cara. ¿Y si en lugar de comunicase con una bloguera quien tiene enfrente es una posible cliente o socia empresarial? La probabilidad es cada día más alta, incluso en sectores tradicionalmente masculinos. Aquí van un par de ejemplos. Marilyn Hewson es la señora que está al frente de Looked Martin, la mayor empresa de armamento del mundo. La empresa que fabrica todos los submarinos de la marina de EEUU, General Dynamic, está dirigida por la ex agente de la CIA Phebe Novakovic.   Parece fuera de toda duda que ha llegado la hora de guardar los prejuicios en el cajón. Las mujeres están avanzando, aunque lentamente, a las principales posiciones de grandes empresas y el mundo de las pymes también está cada vez más feminizado. Es decir, las probabilidades de tener que negociar con una mujer se están multiplicando exponencialmente. Y en ese caso, no tenga duda, tener todo su marketing enfocado a una comunicación no sexista será una baza a su favor.

Compártelo:

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.