23 feb 2023

Europa irrumpe como epicentro de las agitaciones económicas globales

La elasticidad de los precios, la gestión de los tipos del BCE o el efecto bumerán de la guerra de Ucrania sitúan al euro en el centro de gravedad de la economía mundial.

Europa ha pasado a pilotar el cuadro de mando de la economía global. Más en concreto, su zona euro. El espacio monetario del Viejo Continente albergará la sala de máquinas desde la que se comprobarán las inclemencias meteorológicas que deparará, al menos en la primera mitad de 2023, la coyuntura internacional. Varios factores, todos de enjundia, confluyen en el diagnóstico al que se acogen los analistas del mercado. No sólo por ser el escenario más próximo de la guerra en Ucrania y el territorio sobre el que aterrizan los primeros daños colaterales del conflicto que ha generado Rusia hace ahora un año; en especial, en el orden energético. Sino por la titubeante y todavía compleja interpretación sobre el comportamiento de aspectos tan candentes para la estabilidad de la economía internacional como la espiral inflacionista y, por añadidura, el ritmo y recorrido que asumirá el BCE en su propósito esencial de mantener a raya los precios.

El BCE será uno de sus termómetros. Con margen para corregir el diferencial de tipos de interés con la Reserva Federal, que acaba de elevar otro cuarto de punto, hasta el 4,75%, y con el Banco de Inglaterra (BoE), que los ha colocado en el 4%, la autoridad monetaria del euro mantiene aún 1,75 puntos básicos de distancia con la Fed y un punto respecto a su homóloga británica. Todos en movimientos casi simultáneos -con tan solo un día de recorrido temporal- al inicio de febrero.

Pero el banco supervisor europeo, el último de los tres en activar su salida de los tipos próximos a cero que caracterizó el bienio de la Gran Pandemia, tendrá que vigilar estrechamente un IPC que muestra más oscilaciones de las previstas. Dentro, eso sí, de una evolución mucho mejor de lo esperado a finales de 2022. Frente a los signos de que al otro lado del Atlántico y en las Islas Británicas la escalada inflacionista parece haber tocado techo. Las evidencias revelan que el BCE podría tener que encarecer aún más el precio del dinero (ahora en el 3%) y que sus instituciones hermanas en EEUU y Reino Unido ya habrían realizado sus maniobras más bruscas.   

Según Edward Moya, analista de Oanda, firma conversora de divisas, en esta brecha monetaria entre EEUU y Europa, además, jugará un papel determinante la relación cambiaria dólar-euro y, tras la paridad registrada entre las dos divisas más importantes de los mercados, el BCE podría estar más tentado a aumentar los tipos para resguardar el valor de la moneda común. Si bien, a su juicio, y a modo de recordatorio -dice-, esta incógnita de la ecuación nunca será admitida por ningún banco central como teorema a despejar en sus movimientos monetarios.

Otra de las cartas marcadas, aunque en esta ocasión, con visos de convertirse en comodín, es su mercado energético. Un invierno más benévolo de lo previsto y la anticipación constante desde el verano para incrementar los inventarios de gas y petróleo han surtido efecto sobre un precio, el del gas natural, que ha mantenido una sorprendente estabilidad, incluso en tasas inferiores a las de EEUU, una nación ampliamente productora de este combustible -explican en Capital Economics-, lo que ha diluido la volatilidad en sus mercados de capitales durante el tránsito entre 2022 y 2023. De hecho, su cotización ha bajado substancialmente, hasta el punto de frenar la rúbrica energética de los IPC. Eso sí, sin que el shock energético haya desaparecido o se pueda asegurar que este año no vaya a ser un factor nuclear de la coyuntura. 

La recuperación de los activos bursátiles, del mismo modo, también dependerá del sentido que dictamine el BCE en las nuevas y descontadas subidas de tipos para la primera mitad del año. Y, en este sentido, John Authers, analista de Bloomberg, considera que cada reunión de su Consejo de Gobierno en Fráncfort será como una “cuenta atrás” para los inversores, que entienden que el precio del dinero en la zona del euro se ha aproximado a “un punto razonable” para encontrar el equilibrio entre crecimiento económico, creación de empleo y control de la inflación.

A este respecto, Carol Schleif, inversora jefe en BMO, destaca que los mercados laborales, que han mostrado una inusitada robustez en un clima de riesgos latentes de recesión en la zona del euro, podrían empezar a resquebrajar sus resortes por el contagio en su territorio de las oleadas de despidos masivos entre las bigtechs, pero también por el enfriamiento de la actividad. Y, para Bank of America, esta fase de regulaciones de empleo en el sector tecnológico porque mientras la bonanza de sus contrataciones en el trienio 2020-2022 superó el 80% ante el notable salto de la demanda en el ciclo de negocios post-Covid, sus incrementos de ventas lo hicieron en un 60%. Las bolsas europeas -y, por ende, el BCE- también sopesarán este parámetro.

Al igual que el negocio inmobiliario, que se ha tensado con las subidas de tipos de interés y su efecto dominó de unas hipotecas más caras. Bien es cierto que, en mayor medida, en Dinamarca, Suecia, Reino Unido o Hungría, donde la vivienda se ha encarecido un 156% desde 2015 -todos ellos países ajenos a la zona monetaria del euro-, pero “el aumento de tipos ya ha propiciado descensos de precios y datos de rentabilidad negativos en las carteras de inversión, y ha dejado unos esfuerzos financieros de mucha mayor intensidad sobre las familias que desean acceder al mercado de compraventa y ha elevado los alquileres”, advierten en Economist Intelligence Unit.    

              

En Fitch Rating predicen correcciones en 2023, de diversa magnitud según los socios, y en alguno de ellos, como España, con una redoblada exposición a “nuevos incrementos” del dinero tras haber mantenido el pulso hasta 2023, por el traslado inmediato de otros movimientos alcistas del BCE sobre su mercado hipotecario. En 2022 se formalizaron más de 600.000 compraventas, un dato que no se registraba desde 2007. Y el BCE anuncia otro salto de medio punto en marzo.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

15 consejos y ejemplos para vender tu nuevo producto o servicio

63593 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

55410 Accesos

Conoce los países más endeudados del mundo

47880 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41734 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16739 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes
Escríbenos en X @cesce_es
Servicio de consulta en X

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.