28 feb 2024

Los agujeros del proteccionismo de EEUU que China aprovecha

Pekín cuela sus productos sin controles y sin aranceles en la primera economía del mundo haciéndolos llegar a través de otros países o dividiéndolos en pequeños paquetes que eluden todos las medidas que se impusieron en el país durante el mandato de Trump.

Alex Ordóñez - Colaborador de Asesores de Pymes externo a Cesce

 

La primera y, hasta el momento, única etapa de Donald Trump como inquilino de la Casa Blanca de EEUU estuvo marcada por un buen número de medidas polémicas que el magnate anunciaba antes en redes sociales. Pero quizá una de sus iniciativas más llamativas y que más comentarios despertó fue la guerra comercial que desató con China en su afán por favorecer a todo lo que se hacía en EEUU (America First, fue su eslogan durante la campaña electoral de las elecciones de noviembre de 2016 en las que derrotó a Hilary Clinton) frente a los productos de otros países.

Con el fin de cumplir su eslogan político, Trump impulso aranceles a todo lo que llegara del gigante asiático, en el arranque de una etapa en la que el proteccionismo se impuso al libre mercado. Lejos de lo que se pensó entonces, su sucesor en el cargo de presidente, el demócrata Joe Biden, ha mantenido inalterables dichos pagos para encarecer la entrada de productos chinos en el que es el mayor mercado para el consumo del mundo.

En otras palabras, el proteccionismo del que hizo gala el republicano Trump lo mantiene el demócrata Biden, al menos con China. Esto refleja que se trata de una tendencia que ha venido para quedarse. A ello contribuyó también la propia pandemia que enseñó a todo el mundo el peligro que suponía que materiales claves para salvar vidas (como las mascarillas) se produjeran en un país que está a miles de kilómetros de distancia.

Con todo y pese a los esfuerzos de EEUU, los empresarios chinos están encontrando por donde colarse en el país eludiendo el pago de los onerosos aranceles a los que les obliga en estos momentos la administración Biden. Al menos eso es lo que deduce de la enorme diferencia que existe entre las cifras de comercio que publican ambos países. Así, mientras EEUU asegura que las importaciones de China se han reducido en 100.000 millones de dólares hasta cerrar el pasado ejercicio en 427.000 millones, Pekín indica que sus exportaciones a EEUU alcanzan los 500.000 millones.

¿A qué se debe esta diferencia? Pues a que China está “colando” en el país del tío Sam productos que no aparecen en las estadísticas oficiales. ¿Cómo lo hacen? Existen tres métodos.

El primero de ellos es bastante simple y pasa por hacer una especie de Aliexpress o un Temu o un Shein a lo bestia. Es decir, a escala nacional. Y es que por mucho que Trump la endureciera, la ley comercial de EEUU permite la entrada en el país de envíos que tengan un valor menor al de 800 dólares sin que sea necesario que pasen por aduana. Por si fuera poco, estos paquetes están libres de pagar otro tipo de impuestos.

Estos pequeños envíos reciben el nombre minimis y carecen de casi todos los controles tanto en origen como en destino, lo que quiere decir que nadie vigila no solo si pagan impuestos sino también si los procesos de producción de estos bienes cumplen las más mínimas exigencias en material laboral o medioambiental que se exige en Occidente.

La libertad con la que los minimis se mueven por el mundo explica en parte la disonancia con las cifras comerciales entre EEUU y China. Pero no es el único método que el gigante rojo utiliza para eludir las medidas proteccionistas de la Casa Blanca.

Otro sistema se basa en maniobrar hasta lograr que cuando un producto chino llegue a EEUU este parezca que viene de otro lugar. Para ello, China manda su producción a Vietnam y este país a su vez las envía a EEUU, donde dejan entrar libremente y sin carga impositiva a un producto que consideran vietnamita cuando en realidad proviene de la propia China. Buena prueba de ello es que las exportaciones de Vietnam a EEUU han crecido de manera exponencial.

Otro método un poco más sofisticado con el que China logra también introducir su mercancía en EEUU sin pagar aranceles pasa por aprovechar el tratado de libre comercio que Washington tiene con México. Para ello, las empresas chinas se instalan en el norte de México, y desde ese lugar tienen vía libre para entrar en EEUU. Esto ha beneficiado a la economía mexicana ya que ha visto crecer en el país inmensos polígonos industriales repletos de compañía asiáticas que realmente son meros puentes para hacer llegar la mercancía china a EEUU. El más representativo de ellos es el Parque Industrial de Hofusan, algo similar al Polígono Cobo Calleja en Pinto (Madrid), pero con un tamaño mucho mayor.

La picaresca, tan española por otro lado, es curiosamente lo que está permitiendo a China minimizar el impacto del auge proteccionista estadounidense. Sin duda, todo indica que tarde o temprano Washington acabará actuando frente a los minimis, pero mucho más complicado será contrarrestar la estrategia a través de la cual Pekín logra vender en EEUU sus productos como si fuera mexicanos o vietnamitas. A ello también contribuye el hecho de que tanto Vietnam como México se están beneficiando de la necesidad que China tiene de contar con ellos para alcanzar al país más consumista del mundo.

Europa, que también está planteando imponer aranceles a los productos chinos para no comprometer más aún a las empresas europeas, debe aprender de los errores de EEUU.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

15 consejos y ejemplos para vender tu nuevo producto o servicio

63531 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

55369 Accesos

Conoce los países más endeudados del mundo

47842 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41702 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16734 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes
Escríbenos en X @cesce_es
Servicio de consulta en X

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.