25 nov 2021

Las fusiones avanzan a ritmo de récord anual: 5 billones de dólares

Las ventajas financieras de los tipos de interés próximos a cero siguen dando alas a las Mergers & Acquisitions (M&A) en todo el planeta.

Han tenido que pasar las dos crisis globales de mayor calado -el credit crunch de 2008- y de una dimensión más universal -la Gran Pandemia y la hibernación total de la economía mundial- para que las operaciones de M&A recuperen su esplendor perdido. El buen augurio parte de la sala de máquinas de Bloomberg Intelligence, desde donde se anticipa un ejercicio boyante, en el que se podría rebasar la histórica cota de los 5 billones de dólares; un volumen de negocios similar a la capacidad productiva de Alemania, cuarta economía global. Y, de confirmarse, pulverizaría el récord de integraciones empresariales, que dato de 2007, el año que precedió a la embestida financiera que surgió con la quiebra -y posterior nacionalización- de Lehman Brothers, en el que se alcanzaron los 4,1 billones, y certificaría, al mismo tiempo, que el pistoletazo de salida de las adquisiciones internacionales que se emprendió en octubre del año de la crisis del coronavirus ha servido para lanzar una carrera vertiginosa, sobre la que todavía no se divisa la línea de meta. 

“Está siendo un gran año de acuerdos”, explica desde la unidad de inteligencia de Bloomberg, en el que recuerdan la fusión planeada entre la operadora AT&T y el canal televisivo y de medios Discovery o el pacto entre Square, la firma de pagos digitales estadounidense, y la australiana y rival Afterpay, bajo el lema de “compra ahora y paga más tarde”. De concretarse la negociación en curso entre PayPal y la red social Pinterest, se rebasará el tope de 2007, explican. Después de que, en 2020, registraran un volumen de negocios de 3,5 billones de dólares -cantidad que supera holgadamente el tamaño de la economía de Reino Unido, de la de India o la francesa- pero que representa un retroceso del 6% respecto al año precedente, según datos del centro de recopilación y análisis de Bloomberg.

Gráfico, Gráfico de barras, Histograma

Descripción generada automáticamente

El cuarto de billón de dólares de volumen de M&A perdidos el pasado ejercicio supuso un nicho de oportunidades para que los players encontraran espacios de integración entre compañías a lo largo de este. Un fenómeno que ya viene aconteciendo desde octubre del pasado ejercicio. Con antelación, durante los confinamientos sociales y las hibernaciones económicas en el mundo, entre marzo y septiembre, las fusiones permanecieron en descensos históricos. A partir de octubre, en cambio, se registró el punto de inflexión y se recuperaron las cotas previas a la Gran Pandemia. En concreto, y respecto a diciembre de 2019, en el último mes de 2020 ya se concretaron operaciones por 392.000 millones de dólares en procesos de M&A. De hecho, el mes de octubre del pasado ejercicio se registró el quinto mes de mayor actividad de acuerdos de fusión o adquisición desde comienzos de 2018. Y lo que resultaba todavía más elocuente. El número de procesos en negociación sin completar de mega-fusiones -acuerdos que superan los 10.000 millones de dólares en juego- sobrepasaban con creces a las que estaban sobre las mesas de negociación empresariales a finales de 2019. Entre noviembre y diciembre se sumaron casi un billón más de dólares en iniciativas de M&A en el mundo. Muchas de las cuales se han llegado a formalizar en 2021.

En el último tramo del año, sin embargo, la intensidad de las compras internacionales empieza a sumergirse en un clima adverso. Parece “excepcional” si se tienen en cuenta todos los factores que pueden afectar a los acuerdos. Porque la epidemia todavía permanece latente, la economía global y los mercados de capitales emiten señales de alta volatilidad y en EEUU y Europa se han reactivado las investigaciones sobre competencia que involucran a grandes corporaciones; muy en especial, bigtechs. Y las compraventas de compañías, de manera tradicional, han dependido de un amplio abanico de situaciones; pero, entre todas ellas, la predictibilidad ha sido siempre la luz que ha guiado las rúbricas de integración. De ahí que a Elizabeth Crain, jefa de operaciones en el banco de inversión Moelis, le sorprenda que, en plena oleada de incertidumbres y de alta tensión internacional, “no se atisben señales de decaimiento” y que “los condicionantes que han dirigido los procesos de M&A en los últimos doce meses continúen emitiendo signos de actividad sin bajar su dinamismo”.    

Entre otros, Crain cita los bajos tipos de interés, que abaratan la financiación de adquisición, y unos excedentes de liquidez que, tras los meses de hibernación y sus efectos sobre el cash flow de las firmas, ha ido emergiendo al calor de los estímulos fiscales y monetarios y que les ha dado alas para salir de compras. Pero alerta. No hay motivos para proclamar un boom de varios años de bonanza. La respuesta, más bien, es tan simple como abstracta: depende de la psicología del mercado. Del optimismo con el que los CEO’s contemplen los estados financieros y la salud del entorno internacional.

Pero lo que Crain deja claro es que el cambio de comportamiento existe y que no tiene todavía visos de remitir. Entre otras cuestiones, por el elevado apetito inversor de las compañías y sus planes corporativos transformadores, que les conduce a encontrar sendas de ganancia futuras. También por la SPAC-manía desatada en los parqués bursátiles. Las Special Purpose Acquisition Companies han emergido en los mercados de capitales. Firmas instrumentales, sin activos, que acuden a parqués bursátiles a recaudar capitalización para emprender fusiones o adquisiciones futuras. Y que crecen en número y revalorización de activos como la espuma. Al igual que otros valores, como el de las criptomonedas, o emporios, como algunos de los asociados a Elon Musk. El último de ellos, Tesla, con su modelo 3, líder en ventas de coches en Europa.

Los consejeros delegados piensan cada vez con mayor convicción que la química del momento es especial, con acceso a préstamos a bajo precio, y que el tiempo podría agotarse en el futuro a medio plazo, explica Daniel Wolf, socio de la firma legal Kirkland & Ellis, especializada en dar un asesoramiento jurídico integral a los procesos de M&A. Y todos, casi sin excepción, esperan ver a sus compañías con una mayor dimensión en el futuro, admite Wolf, para explicar el boom de las fusiones y adquisiciones globales.  

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

59755 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

51903 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

44543 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

39386 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16077 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que Cesce me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que Cesce va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, Cesce tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de Cesce.