26 ago 2021

La estrategia empresarial que los criterios ESG exigen

Cumplir el expediente no es suficiente para que una empresa sea respetuosa con el medio ambiente, cumplir los códigos de buen gobierno y mire por las personas. Es preciso crear una cultura empresarial regida por los objetivos ESG. Solo así se podrá conseguir subirse al exitoso carro de la sostenibilidad.

Cuando se citan los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo, los conocidos como criterios ESG, parece que se habla de conceptos muy novedosos. Nada más lejos de la realidad, ya que fue en la década de los 90 cuando se lanzó el primer índice que introducía criterios de sostenibilidad en su composición. Su nombre: Dow jones Sustainability. Desde entonces la importancia de los ESG en las decisiones de los inversores no ha dejado de crecer hasta el punto de que solo en 2020 se presentaron más de 500 fondos de inversión solo en Europa que centran sus apuestas solo en firmas responsables desde el punto de vista social, medioambiental y de buen gobierno.

Lejos de frenarla, la pandemia del Covid ha fortalecido la tendencia de reorientar los flujos de liquidez especialmente hacia negocios y proyectos sostenibles. ¿Objetivo? Lograr que nuestras economías sean más resistentes frente a los riesgos climáticos y ambientales.

Es obvio que las empresas pueden aprovechar la tendencia imperante ahora mismo en buena parte del mundo desarrollado. Pero también supone un reto puesto que el incumplimiento de los criterios ESG puede generar un impacto terrible, tanto desde el punto económico como reputacional. Por si fuera poco, los negocios deben adaptarse con prontitud a la nueva regulación en pro de la sostenibilidad que, sin duda, generará un importante cambio en la forma de gestionar las empresas. La mejor muestra de ello está en las recientes leyes europeas. Como la nueva normativa del Clima e incluso los famosos fondos Next Generation EU, que tienen un claro componente medioambiental.

Esta avalancha normativa, especialmente la relacionada con las ayudas europeas, busca facilitar la transición hacia la sostenibilidad por parte de las empresas y atraer inversiones. Pero, ¿cómo debe enfrentarse una empresa a este contexto para sacar el máximo provecho con el menor impacto posible de todo ello?

Cumplir el expediente no es suficiente

La primera clave está en convertir los criterios ESG en la hoja de ruta de la compañía. No se trata de crear un departamento para cumplir con el expediente. Nada de eso. Es necesario que los aspecto medioambientales, sociales y de buen gobierno formen parte del núcleo del plan comercial y de negocio de la empresa. En otras palabras, ESG debe formar parte del ADN de la empresa ya que es una expresión que agrupa criterios de inversión que se encaminan a ser los que dominen en esta década de 2020. Con esta idea, quizá sea el mejor momento de revisar la cadena de valor de la firma para descubrir donde residen los mayores riesgos.

Una mejor defensa ante futuras crisis
Aquellas empresas que tienen ventaja competitiva frente al resto superan los periodos de crisis con mayor facilidad. Y las que carecen de dicha ventaja no tienen más remedio que adaptarse con rapidez al cambiante entorno para sobrevivir. Un perfecto ejemplo de lo anterior lo estamos viendo durante esta crisis generada por el coronavirus, que ha obligado a muchas empresas a impulsar su transformación digital. Pues bien, en un contexto como el actual nadie duda de que los avances en aspectos ESG son ya una de esas ventajas competitivas que permitirá enfrentarse con mayores garantías a las crisis futuras. Con esta idea, realizar un profundo diagnóstico de las vulnerabilidades que hay en la compañía se antoja fundamental para subirse al carro de la revolución sostenible.

Adaptar el negocio
Algún empresario puede preguntarse si debería transformar su modelo de negocio para adaptarse a una economía más limpia, verde y renovable, libre de emisiones y centrada en mejorar la sociedad en la que vivimos. La respuesta es un rotundo sí. De hecho es lo que muchos están haciendo ya. ¿Ejemplo? Desde hace años, las petroleras, con la española Repsol a la cabeza del cambio, están reduciendo la participación del petróleo en su cuenta de resultados para transformarse en firmas de servicios energéticos, donde las renovables tienen cada vez más importancia. De hecho, hace años que Repsol reduce sus inversiones en extracción de crudo dirigiéndolas a comprar empresas y proyectos de energías libres de emisiones.

Introducir los criterios ESG en la cultura de la empresa
Para conseguir ser una empresa limpia en emisiones, sostenible, regida por el buen gobierno y que se preocupe por el bienestar de las personas no basta con rellenar un documento. Es necesario que los principios ESG estén insertados en la totalidad de la empresa. En otras palabras, es preciso que tanto el cuadro directivo como el último de los empleados sean plenamente conscientes de que el único camino que la empresa debe seguir es el que dictan los objetivos sostenibles.


 

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

39877 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

33048 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

30628 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

26811 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

12751 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.