05 abr 2021

Las 3 enseñanzas sobre resiliencia para las pymes que nos dejó 2020

A pesar de los rigores de la crisis económica derivada de la pandemia global por coronavirus, muchas empresas han logrado salir reforzadas, lo que sirve para obtener valiosas enseñanzas de cara a las futuras crisis que están por venir.

En apenas seis meses, los que fueron de abril a septiembre de 2020, una de cada seis empresas que existían en España echó el cierre, mientras que, en el caso de los autónomos, fue el 10% los que tuvieron que darse de baja. Trasladado a cifras contantes y sonantes, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el segundo y el tercer trimestre de ese año, es decir, en los momentos más duros del confinamiento que, entre otras cosas, significó el cese de actividad en muchos sectores e industrias de cara a intentar atajar el número de contagios por coronavirus, 207.000 compañías y 323.000 autónomos cesaron sus actividades como consecuencia de la crisis. Si nos centramos en el caso de las entidades, nada menos que 190.000 de las que cerraron no tenían empleados, mientras que alrededor de una de cada cinco eran micropymes. O, lo que es lo mismo, la recesión económica se cebó especialmente con las empresas de menor dimensión, lo más probable como consecuencia de la falta de recursos y de músculo financiero en relación a las organizaciones de mayor tamaño.

Adaptabilidad y anticipación

A pesar de la contundencia de estas cifras, hay que procurar quedarse con lo bueno, que es que muchas compañías pequeñas fueron capaces de capear las turbulencias económicas e, incluso, algunas de ellas, salir reforzadas. De su experiencia es posible obtener importantes enseñanzas que pueden servir para otras pymes de cara a futuras crisis o momentos de incertidumbre que, tarde o temprano, llegarán.

Quizá una de las más importantes es que, a pesar de la cantidad de tiempo y de recursos que consume en la jornada de un emprendedor la gestión diaria del negocio, siempre hay que sacar un hueco para planificar posibles escenarios adversos. Esta anticipación, aunque, en un principio, pueda llegar a considerarse innecesaria por muchos, es bastante probable que aporte ideas y alternativas para cuando llegue el viento adverso. Garantizar suministros complementarios en el caso de que fallen los proveedores, disponer de un almacén con recursos para asegurar durante un tiempo la producción o contar con diversas líneas potenciales de financiación para afianzar la liquidez son algunas opciones que pueden ayudar a garantizar la supervivencia de una empresa incluso en los momentos más adversos del ciclo económico.

En esta línea, la capacidad de adaptar la operativa de la compañía a cada coyuntura ha demostrado, también, ser algo fundamental. Una de las claves que ha distinguido a las empresas que han superado esta crisis ha sido la rapidez en poder ajustar su cuenta de gastos, reorientando sus presupuestos para no comprometer sus niveles de circulante en momentos clave, de manera que se podía seguir operando en aparente régimen de normalidad. Algunas entidades, incluso, han sido capaces de reordenar sus líneas de producción para atender a las nuevas demandas de los consumidores en tiempo récord, lo que les ha permitido ganar cuota de mercado aún en las actuales circunstancias.

Empleados y proveedores

Pocas han sido las empresas que han logrado subsistir sin ayuda. Por el contrario, aquellas que han involucrado a sus empleados o que han fomentado líneas de colaboración más estrechas con sus proveedores han podido adaptar sus estructuras con mayor flexibilidad, consiguiendo un compromiso de mayor fidelidad con sus stakeholders. Esta recesión nos ha enseñado que la vinculación con nuestros sujetos de interés es fundamental para remar más rápido en la dirección correcta, ya que a todos les interesa que el ecosistema y la cadena de valor se mantenga.

El cliente más en el centro gracias a la tecnología

La crisis ha servido para acelerar hasta niveles insospechados la transformación digital de muchas industrias. Gracias a una estrategia proactiva y, en no pocas ocasiones, creativa, un número importante de pymes se ha apoyado en apps, plataformas de streaming o en otras soluciones digitales para establecer un contacto más estrecho y transparente con sus clientes. Esto les ha obligado a poner un mayor esfuerzo en la comunicación, ya que solo a través de un posicionamiento omnicanal se puede estar, de verdad, al servicio del consumidor en la actualidad, pero los resultados cosechados han sobrepasado, con creces, la inversión realizada para conseguirlo.

En paralelo, esta apuesta por la tecnología también ha permitido incrementar la conectividad laboral, lo que, por un lado, ha aumentado la seguridad de los empleados, que han podido desempeñar gran parte de sus tareas desde casa, gracias al teletrabajo (algo que ha servido para aumentar su fidelidad hacia la entidad), pero es que, además, ha contribuido, en muchas ocasiones, a aumentar su productividad, ya que ellos mismos han adaptado sus agendas para ser más flexibles y poder cumplir a tiempo con todos sus cometidos profesionales mientras conciliaban su vida personal.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

12335 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

11172 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

6388 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

4649 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

4275 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitterr

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.