30 nov 2023

Las bombas económicas que amenazarán el crecimiento del PIB mundial en 2024

La tensión geopolítica, el gripaje económico de la UE y China, las consecuencias negativas del encarecimiento de la financiación en la deuda soberana y en los bancos y la elevada volatilidad del mercado de renta fija se presentan como factores que pueden echar por tierra las buenas perspectivas de crecimiento que, hasta ahora, presenta 2024 a nivel mundial.

Alex Ordóñez - Colaborador de Asesores de Pymes externo a Cesce

 

Las bolsas llevan subiendo desde hace semanas, los beneficios empresariales mantienen más o menos su vigor del pasado año a ambos lados del Atlántico y la maldita inflación se mueve ahora en niveles mucho más asumibles, en el entorno del 3%. Todo parece indicar que el próximo año será positivo para el crecimiento de la economía y de las empresas. De hecho, los mercados cuyo comportamiento adelantan en más o menos medio año a los datos macro ya están cotizando la opción de que los bancos centrales empiecen a bajar los tipos más pronto que tarde al estar los precios más controlados.

Pero cuidado este optimismo generalizado no quiere decir que no existen importantes riesgos económicos con peso suficiente como para tirar por tierra las positivas expectativas que los mercados ya dibujan para 2024. El primero de ellos es evidente y tiene que ver con la guerra en Oriente Medio. Un conflicto que tensa la situación geopolítica y que unido a la permanencia de la guerra en Ucrania puede provocar más de un quebradero de cabeza en el ámbito económico y comercial en el próximo ejercicio.

Pero más allá de las nefastas contiendas bélicas, la realidad es que tampoco pueden descartarse otra serie de peligros que se deben tener en justa consideración a la hora de tomar decisiones de política económica y desde el ámbito de las empresas.

Un segundo factor es que algunos de los grandes motores de crecimiento del PIB mundial están cuanto menos averiados y en algún que otro caso gripado casi por completo. Es el caso de la eurozona que confirmará la recesión si cierra el último trimestre del año en negativo, algo que no puede descartarse si se tiene en cuenta que el “motor” económico de la Unión, Alemania, es uno de esos ejemplos de gripaje total de su economía debido al alza de los costes energéticos que lastran la industria, componente clave del PIB germano. 

Asimismo, la recuperación de la segunda economía del mundo, la de China, ha sido mucho menor vigorosa de lo previsto. Además, su grave crisis inmobiliaria y la imposibilidad de que los gobiernos regionales del país puedan seguir inyectando dinero a la economía puede frenar aún más el alza del PIB chino. Esta situación deja a EEUU como el único gigante económico a nivel global con fuerza para seguir sumando en 2024. 

Pero sería un error descartar que las alzas de tipos de Reserva Federal estadounidense no acaben generando un brusco aterrizaje de la economía del país en el próximo ejercicio.

Un tercer riesgo importante está provocado, como casi todo en estos tiempos, por el encarecimiento de las condiciones de financiación de los países por las subidas de tipos de interés de los bancos centrales. Dicho encarecimiento unido al hecho de que la mayoría de los países han disparado aún más su deuda tras la pandemia es el caldo de cultivo perfecto para generar una futura crisis de deuda, que para muchos economistas es en estos momentos el mayor peligro de cara a un futuro a medio plazo.


Otro aspecto a incluir en el balance de riesgos serios está también en otra de las consecuencias del encarecimiento de la financiación, ya que pone en peligro la mera existencia de algunos bancos que no estén bien saneados. Un ejemplo de ello se pudo comprobar este mismo año con la caída del Silicon Valley Bank (SVB) en EEUU y algunas otras entidades regionales en el mismo país. Y también con la crisis de Credit Suisse en Europa que solo pudo salvarse con su venta a precio de saldo a UBS.

Un quinto peligro reside en la elevada volatilidad de los bonos soberanos de los países occidentales, lo que se puede comprobar en estos momentos con la caída de la rentabilidad del bono a 10 años de EEUU, el T-Note, el conocido como activo más seguro del mundo.

Y para terminar, sería un grave error considerar a la inflación como un problema del pasado. Para empezar la existencia de las guerras en Gaza y Ucrania siguen impulsando precios en algunas variables claves, como los alimentos y la energía. Por tanto, es imposible descartar un repunte de los precios en los próximos meses. Muy al contrario, la propia presidenta del BCE, Christine Lagarde, anticipó recientemente un repunte del IPC en Europa.

Por fortuna, la economía también tiene anclajes de cara al próximo ejercicio a los que puede asirse para confirmar las buenas perspectivas. Entre ellos se pueden contar los avances en Inteligencia Artificial Generativa, ciencias biológicas y energías renovables que serán fundamentales para mejorar la productividad de las economías y, por ello, incrementar de forma exponencial el PIB global.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

15 consejos y ejemplos para vender tu nuevo producto o servicio

63471 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

55310 Accesos

Conoce los países más endeudados del mundo

47790 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41673 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16732 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.