14 dic 2021

La diversificación financiera que las empresas necesitan

Los errores en el esquema de financiación han llevado a la quiebra de muchas empresas durante la pandemia. La diversificación de las fuentes de capital se antoja como la solución ideal para hacer frente a una nueva normalidad económica en la que lo imprevisto está a la orden del día.

A lo largo de esta pandemia, muchos negocios pequeños han tenido que cerrar porque no han podido hacer frente a los desembolsos extra a los que la pandemia les ha obligado. Es obvio que en muchos casos la empresa no daba más de sí y la llegada del Covid ha precipitado la muerte anunciada a la que estaba abocada. Pero, por desgracia, existen ejemplos de firmas que no han podido sobrevivir porque no han sido capaces de encontrar ese préstamo con el que hubieran podido salir del apuro.

La principal causa que lleva a que negocios rentables cierren por no poder hacer frente a desembolsos inesperados está en un esquema deficiente de financiación, que hace que muchos empresarios aún obvien las posibilidades que la financiación alternativa ofrece. Este tipo de financiación debería ser una herramienta básica en cualquier empresa, ya que permite el acceso a dinero de manera diversificada, lo que se antoja fundamental para afrontar con éxito las urgentes necesidades de capital a las que las crisis económicas, por ejemplo, obligan.

Sin duda, las grandes multinacionales españoles tienen muy claro los beneficios que supone tener un esquema de financiación diversificado. De hecho, no tienen inconveniente alguno en contar en su catálogo con todas las fuentes de capital posibles, desde bancos españoles y extranjeros, a inversores particulares de todo el mundo, bonos públicos, soberanos, etc. Ahora bien, las empresas de menor tamaño no suelen tener en cuenta este aspecto y en demasiados casos siguen confiando la consecución de la financiación exclusivamente al canal bancario.

¿Por qué ocurre esto? Pues simple y llanamente porque las pymes solo miran el factor precio cuando se trata de financiación, pero no se dan cuenta que en un mundo económico tan volátil como el actual, es necesario ir más allá del precio y considerar también la necesidad de obtener una inyección de dinero justo cuando la empresa lo necesita.

En otras palabras, una empresa puede tener una necesidad de tesorería inesperada, una posibilidad de inversión o que afrontar retos globales, como es el caso actual del alza de las materias primas y los problemas de las cadenas de suministro. Todo ello obliga a contar con un extra de liquidez de manera urgente, lo que es imposible de lograr si solo se tiene a los bancos en el esquema de financiación de la compañía.

Y es que las entidades financieras tradicionales son las más baratas, de eso no cabe duda alguna, pero también son las menos indicadas para hacer frente a desembolsos ultra-rápidos, ya que requieren de largos procesos de aprobación antes de dar el visto bueno a nuevas líneas crédito. También puede pasar que el mero hecho de que una empresa esté en pérdidas lleve al banco a reducir la financiación o a frenar la renovación de las líneas que ya existen, lo que puede poner en serios problemas a los negocios. 

Por todo ello, resulta muy aconsejable que los emprendedores exploren las posibilidades que ofrece la financiación alternativa, ya que puede ser un buen complemento al entorno bancario al utilizar otro tipo de parámetros a la hora de aprobar o no las peticiones de crédito.

Además del precio, el miedo ante lo desconocido es lo que también ha llevado a muchos empresarios a eludir este tipo de financiación, pero conviene dejar claro que los préstamos alternativos no son algo nuevo, sino que es una corriente que no deja de crecer desde su eclosión en la crisis financiera de 2007. Es más, la pandemia no ha podido detener el incremento de este tipo de préstamos, a pesar de que tenían que competir con las entidades tradicionales, muy activas en el campo de la financiación a las empresas gracias a los préstamos ICO.

Este crecimiento evidencia que la financiación alternativa completa el hueco de mercado que las fusiones bancarias han ido dejando libre. Para los negocios, su mera existencia es necesaria, ya que puede cubrir esos segmentos de mercado a los que la banca no alcanza.

Ahora bien, conviene dejar claro que contar solo con financiadores alternativos en la empresa tampoco es buena idea, ya que el tipo de interés a pagar es mayor que en el caso de la banca, lo que puede comprometer la viabilidad futura de la propia empresa. De ahí que la combinación de proveedores tradicionales y alternativos se antoje como la mejor estrategia de financiación para hacer frente a una era económica en la que lo imprevisto se está convirtiendo en la nueva normalidad postpandemia.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

62859 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

54551 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

47311 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41235 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16534 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.