20 feb 2024

Estrategias de gestión con las que vencer a la incertidumbre en 2024

Apostar por la IA, el valor más allá del precio, la omnicanalidad y los datos permitirá a los negocios seguir creciendo en un contexto lleno de dudas por la política monetaria y el comportamiento de los precios en los próximos meses.

Alex Ordóñez - Colaborador de Asesores de Pymes externo a Cesce

 

Al comienzo de año, los analistas y los propios economistas e inversores auguraban que en el presente 2024 los bancos centrales iban a realizar un agresivo recorte de tipos de interés al estar ya controlada la inflación, lo que impulsaría la actividad económica y empresarial. No en vano, en enero se predecían hasta siete rebajas en el precio del dinero por parte de la Reserva Federal de EEUU y cinco del propio BCE en Europa. Pero un mes después, el optimismo se ha desdibujado y ahora solo se estiman 4 recortes en EEUU y dos o tres en la eurozona.

Este repentino cambio y el hecho de que los propios bancos centrales se muestren cautelosos al extremo sobre cuándo y cómo iniciar el ciclo de recortes de tipos evidencia que existen incertidumbres macro y en los precios, que pueden dar al traste con lo que hasta hace poco tiempo se daba por seguro. Algo lógico habida cuenta de que conflictos como el de Ucrania y la guerra en Oriente Medio, con capacidad para afectar a la economía y a la inflación, siguen plenamente vigentes.

Lo anterior refleja que 2024 es un ejercicio en el que la volatilidad estará presente. Un contexto complicado al que las empresas deberán saber enfrentarse. Para aumentar las opciones de éxito, desde este blog proponemos cuatro estrategias de gestión que son interesantes, ya que impulsan el crecimiento incluso en mercados hoy por hoy saturados.

La Inteligencia Artificial, apuesta segura

Los economistas llevan años vendiendo las bondades de la Inteligencia Artificial (IA) para los negocios. El gran problema es que dicha tecnología avanza tan rápido que lo que hoy aporta diferirá en gran medida de lo que podrá llegar a suponer dentro de unos años. En otras palabras; todas las ventajas que la IA puede otorgar hoy en día a la hora de automatizar los trabajos de menor valor añadido de una empresa serán muy diferentes a la que la misma IA entregará a finales de la presente década.

Pese a ello, apostar por la IA en su concepción actual es prácticamente obligatorio para impulsar el crecimiento incluso en momentos complicados como los de este ejercicio. Y es que la ganancia de productividad y eficiencia que otorga solo con hacerse cargo de las tareas más rutinarias de los negocios ya compensa con creces la inversión que pueda requerir la IA para integrarla en los procesos de una compañía.

Aportar algo más que buen precio a los productos o servicios

La escalada que han experimentado los precios desde el fin de lo más duro de la pandemia del Covid y que se ha visto impulsada aún más a raíz de la guerra en Ucrania puede llevar al error de considerar que solo lo más barato puede funcionar. Vaya por delante que es más que evidente que si un negocio logra una tecnología (léase IA por ejemplo) que permita abaratar un proceso de producción logrará una importante ventaja competitiva, ya que podrá vender su producto a un menor precio, lo que le asegurará las ventas. Pero eso no quiere decir que lo que sea caro no funcione. De hecho, pese al alza de la inflación, el consumidor sigue dispuesto a pagar algo más si lo que adquiere le aporta un valor añadido.

Esta tendencia no se ha roto con el alza del IPC, por lo que las empresas deben ser conscientes que ofrecer un producto mejor que el de los rivales siempre será garantía de éxito. Y si no se puede dar ese extra de calidad siempre se puede recurrir a otro tipo de fórmulas que permitan diferenciarse. Buen ejemplo de ello fueron las ofertas convergentes de las telecos, en las que se incluye teléfono fijo, móvil, fibra y hasta televisión en una misma factura. Con ello, estas empresas pudieron diferenciarse del resto al incluir distintas opciones en el ámbito de la TV, ya que el servicio básico (telefónica, red, móvil) es prácticamente idéntico.

Omnicanalidad, estrategia a seguir

Los últimos 15-20 años han supuesto un antes y un después en la forma en la que una empresa se relaciona con sus clientes. Antes, las opciones se reducían a la carta, la llamada telefónica (normalmente no deseada) y poco más. Ahora las posibilidades son múltiples, debido a los canales digitales que han abierto el abanico de posibilidades de forma radical. Ignorar esta realidad y seguir trabajando como si no hubiera pasado nada en el siglo XXI es un error. Es por tanto obligatorio para cualquier empresario acometer estrategias que le permitan sacar ventajas de todos los canales. De ahí que la palabra omnicanalidad tenga que estar siempre en el centro del cuaderno de negocio de una compañía. Pero no solo porque sea positivo para la propia empresa, sino también porque los propios consumidores exigen que las marcas les respondan en todos los canales que utilizan.

Los datos marcan ya la diferencia

Al hilo del punto anterior, el mayor abanico de canales también da pie a que la empresa pueda obtener una mejor información sobre sus clientes. Eso es clave ya que permite conocer con mayor exactitud qué es lo que quiere un usuario concreto sobre una marca, lo que abre la puerta a responder con rapidez a sus necesidades con acierto. Y una vez logrado esto, aumenta la fidelización, que es otra de las claves para poder seguir creciendo en un contexto difícil.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

15 consejos y ejemplos para vender tu nuevo producto o servicio

63531 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

55369 Accesos

Conoce los países más endeudados del mundo

47842 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41702 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16734 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes
Escríbenos en X @cesce_es
Servicio de consulta en X

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.