13 oct 2021

Cómo afectaría el final del dinero físico a una pyme

Cada vez es más habitual que las empresas no manejen dinero físico y apuesten por el uso de soluciones digitales. Eso les permite disfrutar de una serie de ventajas que, a largo plazo, les posibilita ser más eficientes y competitivas.

En 1971, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, decidió que el dólar debía de dejar de estar vinculado a ningún elemento externo para valer lo que los mercados libremente decidieran. De este modo, los acuerdos de Bretton Woods dejaron de tener utilidad, pero, sin saberlo, a largo plazo, se puso la primera piedra para el final del dinero físico. En apenas unos años, los consumidores particulares y las empresas han pasado de preferir utilizar masivamente billetes y monedas en sus intercambios comerciales a utilizar el teléfono móvil y otros dispositivos electrónicos. Además, el auge cada vez mayor de las monedas virtuales ha puesto sobre aviso a las principales divisas mundiales.

Según McKinsey, durante la última década, en la gran mayoría de las economías se ha desplomado el volumen de transacciones en efectivo, con casos tan paradigmáticos como el de China, en donde si en 2010 no se llevaba a cabo una sola transacción digital, hoy ya rondan el 40% del total. En Estados Unidos superan el 55%, similar a lo que sucede en otros países europeos, como Países Bajos o Reino Unido.

Las tarjetas virtuales

En el plano corporativo, se ha disparado el uso de tarjetas virtuales vinculadas a soluciones digitales, tanto en grandes corporaciones como por parte de las pymes. Las ventajas que aportan son muy relevantes:

  • Mejoran la gestión contable de una entidad, reduciendo a su máxima expresión cualquier incidencia propia de una administración humana.
  • Permiten la verificación de cualquier error entre el director financiero (CFO) y el profesional implicado en ese gasto mal computado.
  • Posibilita una administración del capital circulante en tiempo real y a través de cualquier dispositivo electrónico conectado y habilitado.
  • Reduce la necesidad de un espacio físico para almacenar la información relevante, hasta el punto de que este tipo de apps cuentan con la homologación oficial y los permisos de la Agencia Tributaria de cada país.
  • Se reducen sobremanera los trámites para el cómputo de los gastos. Cualquier ticket o factura es gestionada por el sistema a través del envío de una foto que se puede tomar, por ejemplo, por medio del teléfono móvil.
  • Las empresas que gestionan este tipo de soluciones digitales ofrecen a las empresas, además, descuentos y promociones a través de acuerdos comerciales con terceros.
  • Permiten llevar a cabo los ajustes contables, como el cómputo del IVA, de manera automática, acabando con cualquier posibilidad de fallo en su registro.

De este modo, el crecimiento en la utilización de estas tarjetas virtuales en las pymes está acabando con la necesidad de manejo de dinero físico, incluso para los viajes de sus profesionales. Gracias a ellas, cualquier gasto, por pequeño o inesperado que sea, es aprobado en tiempo real y recogido en el fichero contable de la entidad. Es decir, permite un desempeño más ágil, más transparente y más eficiente.

Una mayor seguridad

Uno de los tradicionales riesgos que se achacaba al final del dinero físico y a su gestión virtual era el de la seguridad. Algunos expertos vaticinaban que la gestión digital financiera en las empresas podía provocar un crecimiento inusitado de los ciberdelitos, a través del hackeo y del robo de datos sensibles. Sin embargo, la experiencia está demostrando que esto no es así, principalmente porque una amplia mayoría de las soluciones digitales que utilizan las pymes en este sentido están alojadas en la Nube, lo que les permite actualizarse automática y periódicamente para contar en todo momento con los sistemas de protección más actuales.

Eso no quiere decir que no se produzcan incidencias de manera regular, pero casi siempre tienen detrás un componente humano, como no contar con contraseñas seguras o haber cerrado inadecuadamente una app. En todo caso, se trata de anomalías que pueden ser detectadas de manera rápida e, incluso, solucionarse de modo más sencillo que si, por ejemplo, se produjera un robo de dinero de físico o una pérdida derivada de algún descuido.

Para una empresa, con independencia de su tamaño, manejar dinero virtual significa una administración más eficiente y, sobre todo, unas relaciones con la Administración más transparentes y ágiles. Así, es posible contar con una mayor seguridad de que Hacienda no se pondrá en contacto por no entender algún movimiento contable ya que todo queda reflejado con carácter automático en la Nube. A largo plazo, esta mayor tranquilidad permite a los responsables de las pymes poder dedicar su tiempo a concentrarse en otras tareas que realmente generan valor añadido para la compañía.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

59766 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

51907 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

44551 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

39394 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16078 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que Cesce me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que Cesce va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, Cesce tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de Cesce.