24 nov 2020

Las economías del G-7 se adentran en la segunda recesión sincronizada

Las mayores potencias industrializadas del G-7 abordan la segunda de sus recesiones sincronizadas con incertidumbres sobre el despegue de su ciclo de negocios post-Covid.

El club de las mayores potencias económicas del G-7 pasan por momentos de suma debilidad. No sólo se ha adentrado en la segunda recesión sincronizada, sino que, en esta ocasión, revela un profundo bache de actividad. La Gran Pandemia les está pasando una dura factura. Ni los ingentes planes de estímulo fiscal y monetario, de una dimensión inalcanzable para otras latitudes del planeta, con la excepción de China, han logrado contener una contracción que ha sido agudizada por el desplome del PIB estadounidense, del 31,4%, y de Reino Unido, del 20,4%, entre abril y junio, el trimestre de los primeros confinamientos y de la paralización brusca de la producción. Aunque también de los socios europeos, porque la zona del euro descendió un 14,7%.

Es la peor de las depresiones económicas del G-7 y de sus integrantes desde la Segunda Guerra Mundial”, dice un reciente estudio de Deloitte que bucea en las fragilidades de los daños colaterales que deja a este selecto club la epidemia del coronavirus. Aunque en el tercer trimestre hayan recuperado parte de la recesión técnica en la que se adentraron -todos ellos registraron números rojos en el primer y segundo trimestre de 2020, dos periodos trimestrales consecutivos- la segunda oleada de contagios les conduce casi irremediablemente a otro periodo contractivo en el último tramo del año. El dato más espectacular, en su primera versión preliminar, de la capacidad de despegue de la actividad es el del PIB estadounidense, que la Oficina de Análisis Económico (BEA por sus siglas en inglés) ha situado en el 33%, lo que corregiría substancialmente la brecha en la primera economía global.

Pero la incertidumbre sobre la reactivación persiste. En varios parámetros, explican los expertos de la firma de servicios profesionales, que desvelan que la Gran Pandemia traspasa con creces las recesiones de cada uno de los miembros del G-7 de 2009. El receso de los gastos de consumo ha sido de suma gravedad. La paralización de los negocios -salvo los servicios no esenciales- en la primavera y el deterioro de sus mercados laborales desde entonces dejaron un rango de caída del consumo que va del 8,2% en Japón, pasando por el 23,1% en Reino Unido, hasta el 49,5% en EEUU. Con descensos de gastos de transporte del 36,7% y de los servicios de alimentación del 34,2%.

Las ventas minoristas restablecieron el ritmo en el tercer trimestre, pero fueron todavía un 6,3% inferiores a febrero en Japón, y un 2,7% en Italia. También la actividad manufacturera se paralizó entre marzo y mayo, aunque sus Índices de Gestores de Compras de agosto revelaban una expansión en el conjunto del G-7, especialmente en Japón y Francia, si bien se mantienen en cotas por debajo de las figuras de diciembre del año pasado. El diagnóstico de Deloitte habla de que la Covid-19 todavía pasa factura al consumo, a la salud de las finanzas de los hogares y a la demanda en las siete grandes economías, que culminarán 2020 con ostensibles recisiones de sus PIB.

  G-7 segunda recesión sincronizada

El panorama de recesión ha podido ser aún más complejo, de no mediar los notables programas de estímulo fiscal y monetario. EEUU ha lanzado tres planes de ayudas presupuestarias destinados a ciudadanos, sanidad, educación y a subsidios laborales. Además de avales a empresas y otros recursos encauzados a la investigación de la vacuna del Covid-19. El resto de sus socios también han movido ficha, con cambios en el orden fiscal, facilidades crediticias, transferencia de fondos al sector privado y nacionalizaciones de compañías en dificultades.

En Japón, por ejemplo, el esfuerzo económico ha rozado el 40% de su PIB, si se incluyen las medidas de incentivación del crédito. Mientras que, en Europa, el Mecanismo de Estabilidad Europeo dio fondos por valor de 540.000 millones de euros de gastos directos y el programa Next Generation o de Reconstrucción puso en liza 750.000 millones de euros para coordinar la recuperación del mercado interior. Incentivos a los que hay que sumar los del terreno monetario, porque sus bancos centrales han focalizado sus arsenales en evitar el estrés financiero y proveer de créditos accesibles al sector privado. Marzo y abril fueron los meses de mayor tensión en la liquidez de las empresas.

Los instrumentos de compras masivas de deuda desde la Fed bajo las directrices de la Term Asset-Backed Securities Loan Facility (TALF), norma establecida en 2008, han consolidado el funcionamiento de los mercados. Que también han contado con la tutela del Tesoro americano, que ha jugado un papel esencial en el precio de las cotizaciones trasladándoles confianza. Por su parte, el Bundesbank habilitó fondos adicionales que han logrado refinanciar las provisiones de liquidez a corto plazo de sus bancos y empresas. Y el Banco de Inglaterra se ha unido también a compras de activos y ha completado su estrategia con garantías del Tesoro. “Las autoridades monetarias han instaurado arsenales agresivos para contener las recesiones en el territorio G-7”, afirman desde Deloitte.

G-7 segunda recesión sincronizada

El horizonte que atisban los analistas de la firma estadounidense aparece sombrío. Su indicador de prospección State of the Consumer Tracker revela que los consumidores del G-7 mantienen percepciones de ansiedad sobre su salud y la conservación de sus empleos en el futuro a corto plazo. Preocupaciones que tendrán un peso específico en las decisiones de compra este ejercicio y el siguiente. Mientras, en el lado empresarial, el negocio de sectores como el turismo, aviación, restauración y hoteles o servicios de alimentación, atravesarán por nuevas dificultades. En este sentido, resaltan que la llegada de turistas entre los siete mercados del club ha sido casi cero. A pesar de la política de fronteras abiertas que ha regido en Europa durante buena parte de la fase de verano. Destacan el dato de España. Con una caída de los flujos turísticos del exterior de un 97,7% en junio respecto al mismo mes del año precedente.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, la demanda de billetes para el conjunto de 2020 retrocederá un 52,6% en el área de Norte América y del 56,4% en Europa. “Dada la drástica caída de la demanda, los riesgos de bancarrotas en este segmento han aumentado, con las pequeñas compañías en situación de mayor vulnerabilidad, especialmente si los apoyos fiscales y monetarios decaen”. Motivo por el que, a juicio de Deloitte, la consolidación presupuestaria en todos ellos tendrá que producirse a medio y largo plazo.

El balance fiscal del G-7 se va a deteriorar en 13,3 puntos porcentuales en 2020, tal y como reflejan los cálculos del FMI. De manera más contundente en EEUU (el déficit subirá hasta el 23,8% del PIB desde el 6,3%) y en Canadá (hasta el 12,6%, desde el 0,3%) y en un país de demostrada disciplina presupuestaria como Alemania, cuyo desequilibrio escalará hasta el 10,7% después de registrar un superávit del 1,5%. También en Italia, que sufrió las embestidas de la crisis de la deuda europea en 2012, se espera que la deuda crezca hasta niveles preocupantes. Estas presiones se traducirán en paulatinos recortes de ayudas públicas y subidas de impuestos.

G-7 segunda recesión sincronizada

Si desea más información de interés sigue leyendo nuestro blog

 

Compártelo:

Publicidad

Twitter

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

4487 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

4302 Accesos

¿Merece la pena convertir el negocio en un punto de recogida online?

2192 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

2015 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

1604 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que CESCE me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que CESCE va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, CESCE tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de CESCE.