07 abr 2022

Anticipo de facturas: definición y cómo contabilizarlas

En muchas ocasiones, una venta no termina con la entrega del producto o servicio, sino que se prolonga hasta el momento en el que se cobra una factura. Cuando una empresa tiene demasiadas facturas pendientes de cobro, se generan desequilibrios en la tesorería que pueden provocar situaciones de falta de liquidez. Para evitarlo, existe una solución financiera a corto plazo que permite compensar este desajuste temporal entre la emisión de la factura y el momento en el que los clientes pagan: el anticipo de facturas.

¿Qué es el anticipo de facturas de clientes?

El anticipo de facturas de clientes se define como el adelanto que paga un cliente a su proveedor a cuenta de una compra de un producto o la contratación de un servicio, para proveer de un fondo para gastos previos del servicio.

Existe el riesgo de que, durante el periodo entre la compra o contratación por parte del cliente, hasta el pago efectivo de la factura, el cliente pueda cancelar. El hecho de solicitar un anticipo al cliente es una forma de asegurar que el pedido será finalmente adquirido, reduciendo así el riesgo de impago y sus consecuencias para la economía del negocio.

Para ello es posible utilizar una factura de anticipo: un documento por el que el cliente paga antes de adquirir el producto o servicio. Así, si decide cancelarlo, la empresa tiene garantizado un cobro parcial.

 

¿Cómo contabilizar el anticipo?

Para emitir y contabilizar una factura de anticipo, simplemente habría que seguir los siguientes pasos:

  • Establecer el porcentaje de anticipo. Normalmente se busca cubrir al menos los gastos en materias primas o procesos. Las cantidades suelen moverse entre el 30%-50% del coste final.
  • Redactar la factura. Hay que saber que una factura de anticipo funciona exactamente igual que una factura habitual; es decir, se incluye una cantidad a pagar y se indica al proveedor el IVA correspondiente. La diferencia es que, en el concepto, hay que indicar que se trata de un anticipo de la factura total.
  • Factura final indicando el anticipo: cuando se emita la factura final del producto o servicio, habrá que incluir tanto la cuantía pendiente en el momento de la emisión de dicha factura, como, en negativo, la cantidad o cantidades, en caso de varios anticipos, que se cobró previamente mediante un anticipo de facturas.

 

Tipos de anticipo

Existen, a su vez, dos tipos de anticipo de facturas de clientes cuando este adelanto corre a cargo de un tercero, una entidad bancaria u otra organización de crédito:

 

Anticipo de facturas con recurso

La entidad financiera presta el dinero al cliente, pero si existe algún problema con la devolución de la deuda, será la propia empresa proveedora la que tiene que hacer frente a esa deuda.

 

Anticipo de facturas sin recurso

En el anticipo sin recurso, la entidad financiera asume los posibles impagos del cliente, de forma que se garantiza la economía de la empresa proveedora. La entidad prestamista recibe todos los derechos del crédito y puede actuar contra el deudor de la factura en caso de impago.

No obstante, como es lógico, esta solución actúa como una cobertura de riesgo comercial y tiene un mayor coste, con un tipo de interés más elevado o alguna comisión.

 

¿Existen diferencias para los autónomos?

No existen grandes diferencias entre las facturas de anticipo de autónomos y de empresas. Como se indica más adelante, el aspecto clave a tener en cuenta por parte del autónomo es la declaración del IVA trimestral de la factura de anticipo, ya que suele ser un error común no hacerlo, y declarar únicamente la factura total.

Asimismo, en cuanto a los anticipos con o sin recurso, por la propia naturaleza de cada uno de ellos, normalmente le será más viable optar por un anticipo de facturas con recurso, al no llevar aparejados tantos costes.

 

Diferencias entre el anticipo de facturas y factoring

Dado su objetivo, aliviar tensiones de tesorería a través de un adelanto económico, es posible confundir el anticipo de facturas con el factoring. Ambos son herramientas financieras a corto plazo en las que se anticipa una cantidad económica, pero existen claras diferencias:

  • El factoring, a diferencia del anticipo de facturas, es un contrato por el que la empresa o autónomo cede los créditos derivados de su actividad comercial a otra entidad financiera o empresa, que gestiona su cobro y realiza el anticipo de sus facturas.
  • Como con los anticipos de factura, puede distinguirse entre factoring con recurso y sin recurso: el primero implica que el riesgo de impago lo soportará la entidad financiera, mientras el segundo supone que la empresa o autónomo también asumirá dicho impago.
  • Además de evitar los impagos y generar liquidez, el factoring suele ir asociado a servicios complementarios como la gestión del cobro de las facturas, la conciliación de cobros, los estudios de solvencia de clientes y las coberturas de riesgo de impago.
  • El principal problema del factoring, especialmente para pymes y autónomos, es el coste tanto económico como burocrático. El anticipo de facturas es mucho más ágil y económico

 

El IVA en los anticipos de clientes

Los autónomos que opten por el anticipo de facturas deben tener en cuenta ciertas consideraciones. El más importante es que los anticipos se facturan igual que las facturas habituales, aunque todavía no haya prestado el servicio. Y, por tanto, el anticipo deberá incluirse igualmente en la declaración trimestral a Hacienda.

Esto es, el trabajador autónomo que haya percibido el anticipo deberá declarar el IVA y el IRPF del mismo en el mes correspondiente en el que lo percibe. Cuando complete los servicios al cliente y emita una nueva factura, esta deberá incluir el importe restante e indicar también la información sobre el anticipo recibido.

 

Financiación no bancaria para tu negocio

Entre su gran variedad de soluciones para las empresas, Cesce cuenta con el Fondo de Anticipo de Facturas. Un servicio novedoso de financiación no bancaria que permitirá contar con la liquidez suficiente para progresar en el negocio, mediante el anticipo de facturas, en modalidad factoring sin recurso.

Cuenta con las mejores garantías: está nutrido por distintos inversores españoles del IBEX 35, Cesce, ICO y COFIDES; cuenta con condiciones de financiación a un tipo de interés inmejorable; una disponibilidad inmediata (una media de 0,7 días); y está adaptado a cualquier tipo de empresa.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

62893 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

54639 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

47332 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41294 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16575 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.