01 jun 2021

Las claves para afrontar con éxito el reto de la innovación

Solo una idea que sea viable desde el punto de visto económico, vendible y, sobre todo, capaz de aportar una solución a un problema de la sociedad podrá funcionar y otorgar buenos resultados a la empresa. 

En estos momentos existen pocos empresarios que aún piensen que la innovación no es fundamental para impulsar el crecimiento de cualquier negocio. De hecho, y según un informe de la consultora McKinsey, solo el 15% de los directivos está de acuerdo con la anterior afirmación. Por el contrario, un abrumador 85% piensa que una de las claves de futuro de cualquier negocio pasan por la modernización.

No obstante, el ya comentado informe desvela un dato muy preocupante: solo el 6% de los empresarios dice estar satisfecho o muy satisfecho con los resultados que ha obtenido la empresa tras realizar un esfuerzo en innovación. ¿Quiere decir el bajo porcentaje que innovar no vale para nada? Obviamente la respuesta no es esa. Pero el mayoritario descontento que se da entre los directivos deja claro que innovar es un reto para nada sencillo y que su éxito depende en gran medida de no cometer los errores que a continuación se detallan.

Innovar por innovar

No cabe duda de que la innovación es necesaria pero en ocasiones es mejor retrasarla porque no aporta nada que introducirla aunque no tenga sentido. Esto ocurre cuando una empresa cuenta con un proyecto que ya está encaminado y avanzado y lo frena para acometer alguna modernización en el mismo, que supone un gasto que no ofrece recompensa.


Choque cultural
El cambio que introduce la innovación en la cultura tradicional de la empresa es, por lo general, la causa más habitual del descontento de los empresarios con los resultados de la modernización. Y es que no es fácil cambiar la forma de trabajar de una organización empresarial que tradicionalmente se rige por los criterios de regularidad, productividad, constancia y velocidad. Unos argumentos que la innovación rompe al introducir nuevas variables que tienen que integrarse con el resto para que funcionen y se alcance de nuevo el equilibrio.

Innovar no es lo mismo que generar nuevas ideas
Las empresas también suelen caer en el error de pensar que innovar pasa irremediablemente por una generación masiva de nuevas y revolucionarias ideas y conceptos. No es así, las innovaciones más exitosas suelen ser más simples y parten de un problema o una carencia que hay en la sociedad. Encontrar esa necesidad no es tarea fácil, pero para tener más opciones de dar con ella es fundamental una exploración social y empresarial de nuestro sector. ¿Ejemplo de éxito? En la actualidad el atún en conserva se vende en latas redondas y en packs de tres o más unidades. Pero hace muchos años este producto se comercializaba solo por unidades y en latas ovaladas, con los inconvenientes que ese formato presentaba a la hora de abrirse. ¿Qué ocurrió? Pues que la empresa Calvo detectó esa necesidad y adquirió una máquina en el extranjero con la que pudo revolucionar la venta de conservas en general. Muchos pueden pensar que pasar del formato ovalado al redondo y de la venta por unidades al pack no es como descubrir América. Pero nadie le puede negar a Calvo que, gracias a esa innovación, lleva más de medio siglo liderando el mercado español de conservas.    
Este caso demuestra como pocos que la clave fundamental para que una innovación triunfe es que sea necesaria y demandada por la sociedad.

A continuación, y tras repasar los errores más comunes, llega el turno de detallar los pasos que los emprendedor deben acometer para lograr buenos resultados con sus innovaciones.

Explorar el entorno

El caso de la empresa Calvo evidencia que antes de acometer cualquier proceso es necesaria una etapa de exploración tanto interna como externa con el objetivo de localizar esa necesidad que la empresa puede cubrir mediante una idea innovadora.

Definir la idea
Tras detectar la carencia en la fase de exploración llega el momento de ponerse a trabajar en la concepción de la idea. En esta etapa es necesaria la aportación de todos y cada uno de los componentes de la empresa, ya que un soplo del aire fresco puede ser el factor diferencial.

Ver si es posible llevar la idea a la práctica
La historia está repleta de innovaciones que han fracasado. No porque no fueran necesarias sino simplemente porque no eran rentables o el mercado ha terminado comprando otra similar de la competencia. Para evitar que eso ocurra, es fundamental realizar un profundo análisis de costes de producción y de amplitud del mercado al que va dirigido una innovación, sin olvidar el necesario estudio de la competencia. Así se evitará que una buena idea se convierta en fracaso por ser inviable.

Búsqueda del equilibrio
Cuantas veces se han desechado productos que, aunque fueran necesarios, han fracasado por ser demasiado complejos. Conviene buscar un equilibrio en las innovaciones, para evitar que un exceso de creatividad produzca una referencia demasiado abstracta que pierda su utilidad.

Saber vender

Tras tener la solución a una carencia llega el momento de los equipos comerciales y marketing, que son los responsables de encontrar la estrategia para “vender” el producto. También ellos serán los encargados de evitar que la empresa caiga en otro error muy común: equivocarse en el momento de lanzar la innovación.

Como se puede ver, acertar con la innovación no es nada sencillo. El reto es grande, pero eso no quiere decir que se pueda pasar por alto esta realidad: sin innovación no hay futuro empresarial que valga.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

10 consejos para vender tu nuevo producto o servicio

59124 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

51310 Accesos

Conoce los 15 países más endeudados del mundo

44040 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

39008 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

15955 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes Escríbenos en Twitter @cesce_es Servicio de consulta en Twitter

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Deseo que Cesce me remita información sobre sus productos, servicios, promociones y noticias, por cualquier medio, incluido el electrónico.
Comprendo que Cesce va a tratar mis datos con la finalidad de gestionar mi solicitud y prestarme el servicio solicitado. Así mismo, solo si lo autorizo, Cesce tratará mis datos para mantenerme informado sobre sus productos y servicios por cualquier medio, incluido el electrónico. Entiendo que para más información sobre el tratamiento de mis datos y sobre cómo ejercer mis derechos de Protección de Datos puedo consultar la Política de Privacidad de Cesce.