20 jun 2024

Lecciones a aprender de Taylor Swift y de la industria de la música

La cantante más exitosa del momento y el sector de la música en general supieron salir de situaciones muy complicadas para impulsar sus ingresos y beneficiar de paso a la economía y al empleo.

Alex Ordóñez - Colaborador de Asesores de Pymes externo a Cesce

 

El reciente paso de la cantante estadounidense Taylor Swift por España con dos conciertos millonarios en el estadio Santiago Bernabeu ha dado pie a que se publiquen mil y un artículos al respecto del impacto económico generado por esta diva del pop nacida en Pensilvania, aunque residente en Nashville (la cuna del country) desde los 14 años. Y no es para menos ya que estos eventos suponen una importante inyección en la economía y en el empleo.

En concreto, se estima que la cantante recaudará 4.600 millones con sus conciertos incluidos en la gira The Eras Tour, convirtiéndose en el periplo musical más exitoso de la historia, arrebatando el primer puesto que ostentaba U2 con su Tour 360. Pero el éxito que ahora vive esta cantante ha sido posible gracias a una maniobra estratégica que efectuó en 2021 con el objetivo de hacerse dueña de sus propias canciones. Hasta ese momento, su antiguo sello discográfico era el propietario de los derechos lo que restaba libertad a la cantante, pero Swift volvió a lanzar sus propios discos antiguos en 2021 con su propio sello y con nuevos arreglos. De esa forma, logró quedarse de nuevo con los temas, lo que le ha permitido realizar la gira y multiplicar de forma exponencial sus ingresos ya que no tiene nada que pagar a la discográfica. 

Taylor Swift demostró así que siempre existen soluciones para impulsar el crecimiento incluso cuando todo parece ir en contra. Pero su ejemplo es perfectamente extrapolable a la industria de la música en general. Dicho sector vivió en las últimas décadas del siglo XX años de vino y rosas. Pero la aparición de internet y de las plataformas de intercambio de archivos convirtió un activo como la música en algo que se podía disfrutar de forma gratuita. Por dicho motivo, el siglo XXI está siendo el del hundimiento progresivo de las ventas de música en formato físico. Unos activos que en la década de los 90 representaban más del 90% del total de la facturación de las discográficas.

Es cierto que durante muchos años, estas empresas se dedicaron a tratar de cerrar las aplicaciones piratas que permitían el intercambio de archivos de música de forma digital. Pero con los años descubrieron que para sobrevivir tenían que reinventarse. Y eso es precisamente lo que han hecho la gran mayoría. Para lograrlo, esta industria ha cambiado su modelo de negocio hasta el punto de que muchas de ellas se dedican principalmente a la música en vivo. Con ello han conseguido que buena parte de los ingresos que en el pasado representaba la venta de discos llegue ahora a través de los conciertos.

Este sector de la música en vivo batió su récord de facturación el pasado año, con ingresos que alcanzaron los 578 millones en España, lo que supone un incremento superior al 25% respecto a las cifras logradas en 2022. Es cierto que detrás de algunas de las giras siguen estando empresas especializadas, pero también es verdad que las grandes discográficas están cada vez más presentes en el accionariado de estas compañías, lo que les permite recibir parte de los ingresos que los artistas obtienen con los conciertos.

Por  si fuera poco, todos los grandes sellos musicales tienen ya una división especializada en la organización de giras. Con esto se demuestra que este sector ha sabido transformarse con una estrategia diversificadora que le ha permitido volver a sacar la cabeza tras años muy negativos.

A ello ha contribuido también el auge que en los últimos años están experimentado los festivales de música. No en vano, estos eventos multitudinarios que permiten disfrutar de varios artistas en un mismo escenario crecen año año, según un informe realizado por la escuela de negocios OBS Business School.

El Instituto Nacional de Estadística también refleja que el auge de la música en vivo está siendo una excelente noticia para la economía en general. De hecho, España logró ingresos de 13.853 millones en 2023 a través los festivales. Ello debido a que estos eventos atraen a cada vez más turistas extranjeros (el 10% del total de los asistentes a los festivales vienen de otros países según OBS Business School), que aprovechan su visita a nuestro país para consumir en otros sectores.

El empleo es también otra variable económica que se beneficia de los conciertos, por las contrataciones que se requieren para montar y desmontar los escenarios. Pero nada de todo este aporte positivo para la economía hubiera sido posible si la industria de la música no hubiera tirado de materia gris para buscar una vía de que le permitiera escapar del agujero en el que las empresas estaban metidas tras la irrupción de Napster.

El sector, por tanto, ha dado una lección de la que se beneficia la economía en general y de la que muchas empresas, grandes y pequeñas, pueden aprender. Y es que aunque parezca imposible, siempre hay una forma de superar las adversidades.

Compártelo:

Publicidad

Twitter

cesce_es

Contenido más visitado

Más populares

15 consejos y ejemplos para vender tu nuevo producto o servicio

63668 Accesos

Los seis elementos clave para elaborar un buen presupuesto

55476 Accesos

Conoce los países más endeudados del mundo

47962 Accesos

Breve historia de la inteligencia artificial: el camino hacia la empresa

41806 Accesos

Qué es y para qué sirve el modelo Canvas

16754 Accesos

Te podría interesar

Formulario Asesores de Pymes

Contacta con nosotros

Envíanos tus datos mediante este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.
Estaremos encantados de ayudarte.

Llámanos 900 115 000 Horario de Atención al Cliente de 8:30 a 19:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 16:00 los viernes
Escríbenos en X @cesce_es
Servicio de consulta en X

Solicita información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo
Cesce tratará tus datos con la finalidad de remitirte información comercial, por cualquier medio, incluido el electrónico. Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos (acceso, rectificación o supresión, entre otros) tal y como se indica en la Política de Privacidad de Cesce, la cual puedes consultar para obtener información adicional sobre el tratamiento de tus datos.